Ir al contenido principal

Me quedo aquí


Hace una semana tuve la oportunidad de ver en vivo a Soda Eterno, la banda tributo a Soda Stereo liderada por Daniel Sais. Mientras estaba en trance musical, me quedé pensando en la última vez que vi a Gustavo Cerati en algún concierto, se encontraba promocionando su disco "Ahí Vamos",  el mismo que me hizo engancharme para siempre a su música al convertirse en una especie de salvación ante mi faceta de adolescente enfrentando la vida, al amor y desamor, luchando contra la desesperanza y la incertidumbre del futuro.

-->
Me enamoré de su música en una presentación que tuvo con Los Tres de Chile y Zoé para ser quien cerraba la noche con broche de oro de millones de kilates. Lo admito... mi plan absurdo era ver a Zoé y retirarme pero mis primas sabias supieron advertirme que su show me encantaría. Bastó su entrada al escenario para que quedara fascinada, al borde de las emociones y sintiendo el significado de cada acorde y las palabras que pronunciaba. Fue ahí cuando después de haber escuchado Crimen mil veces, por fin lloré porque entendí realmente lo que pretendía con ese tema.

Después de tanta maravilla, tenía más que claro que no quería perdérmelo en el Vive Latino así que acudí como muchos de sua fans a admirar su majestuosidad, sólo que en esta ocasión además de estar mis primas, estaba mi novio en turno. La experiencia fue agradable pero ahora que veía a Soda Eterno, una ráfaga de imágenes me invadió de repente para llegar a la conclusión de que debí haber elegido mejor a quien me acompañaba al ver a mi artista favorito. Mis primas siguen siendo increíbles, las amo a sobremanera pero aquella persona que sentía adorar ya no figura en mis pensamientos y preocupaciones actuales por una y mil razones. Todo esto me dejó pensando que así como es de vital importancia elegir a quien nos acompaña a algún concierto para hacer mejor o peor ambiente, para distraernos o hacernos ver más allá de lo evidente, con esa misma selección minuciosa deberíamos elegir quienes nos rodean en cualquier momento, todos los días de la vida. No sirve de nada tener contigo a alguien a la fuerza, no está padre rogar por su presencia, que si no te dan, tampoco te quiten emoción o diversión y que no empañen tus recuerdos cuando los repases en el futuro. 

Tan sencillo... Hay que rodearse sólo de gente que vale la pena, de personas sin las que no podríamos imaginar cualquier escena, de aquellos que te aportan, que te dan risas y sensaciones plenas. No hay razones para conformarse, la vida es una colección de instantes así que no es para nada egoísta querer disfrutarlos al extremo con quienes más amamos, desde el fondo siendo sinceros. Hay que rodearnos de quienes nos han demostrado que se quedan, como esta canción que aún hoy en día hace que me estremezca hasta en los días más chafas de mi existencia:



Comentarios

Entradas populares de este blog

Revontulet finés

Revontulet finés[1]
11,12 y 14 Mayo 09.
Aquí abajo en la tierra donde los seres mágicos reinan
aún así entre lo podrido hay mil buenos hechizos
he querido centellear, el cielo entero iluminar
del sol el viento solar que de nubes ha de emanar.Vayamos a fantasear, mirar un efecto austral una vez más
cuando el plasma perpetúe el espacio en donde estés
con iones fieles que encienden tu piel
me iré corriendo detrás de ti… aurora boreal y yo estrella al fin
rojo, verde, azul y violeta… interferencias de satélite llegan
y no hay mejor espectáculo que el que dejas a tu paso.Sol padre interfiere, curiosea el tiempo espacial que tienes
causa silencios, has la tele un desierto, que lo eléctrico desaparezca un momento
entre suspiros tuyos me voy perdiendo el frío cala menos el cuerpo
aurora… Diciembre… eres lo mejor que se tiene
el cielo… mi cielo… donde admirarte de vez en cuando se puede
no hay atardecer ni amanecer mejor que el que aquí se ve.Aurora, aurora… boreal o austral
por ti todo daría e …

Adiós

Quitarte el anillo Es sólo romper una costumbre No la necesitas, sólo te resulta raro ya no encontrarlo; Después de todo, sólo estaba ahí adornando tu mano

Esto es lo que pasa

Hay momentos en los que resulta más sencillo sonreír En los que tus pies son más livianos para correr y privarte de sentir, Sin que te den tregua a que puedas experimentar sensaciones desagradables Y te resguardes en pensamientos sobre inmortalidad y cosas que podrían ser improbables. Es que cuando sientes, todo se hace incierto Es como entregar el poder de destruirte o rehacerte de nuevo Si te siento es porque formas parte de mí Si no lo hago es porque en algún punto me perdí. Y quisiera perderme contigo, Encontrar un punto en el limbo Donde nada nos rasguñe Donde la luz no deje ver las cicatrices de otras pesadumbres. Se sienten el cansancio, la pesadez y el desánimo Opuestos a todo lo que nos pasó cuando iniciamos. Entramos a un túnel sin salida