Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2017

Honestamente...

¿Quién te dice cuántos pasos debes dar para encontrar tu mayor verdad? Porque los estandartes cansan y quien los sostiene no siempre cree ciegamente en su causa. Debes procurar que tu andar siga las hazañas que tus pies desean conquistar, procurando que tus piernas tengan la fortaleza de librar cualquier guerra conservando la inocencia; porque lo maligno ata y enajena, te aprisiona y te avienta para recordarte que no existes sin haber logrado cicatrices. Ya sea en ti o en los demás, la misión es pasar dejando un motivo para recordar, cada quién decide si desea que le recuerden o a las acciones que emprende. En cada camino, trazado por un inexistente destino, todos avanzan a su propio ritmo, haciendo y deshaciendo nudos para construirse un infinito; entre esas telarañas te he mantenido por años pero es hora de que vueles a envolverte en otros brazos. Sentirte amado, ser alabado, que la sangre fluya por tus venas haciéndote sonreír sin cansancio, ritmo acelerado, tensión en los brazos, …

Basta

No tenemos que acostumbrarnos a sufrir asaltos, abusos de las autoridades y bloqueos en las calles.
No tenemos que hacernos insensibles a la desgracia, a las violaciones y las muertes a mano armada.
No debemos enterrar nuestro humanismo, creer que lo único que vale es lo que compramos y presumimos.
No hay que olvidar que si nos unimos, llegamos más lejos que si nos destruimos
No hay que perder de vista el hecho de que si nos enfocamos en fortalecernos, más creceremos
En lugar de ver el fuego y dedicarnos a quebrarnos los pies, seamos gentiles y busquemos florecer
Pongamos el orden que nadie ha puesto, exijamos las respuestas que esconde el gobierno.
Basta de injusticias, de temerle a los policías porque resultan ser pandillas
Basta de sentirnos culpables por vestirnos como nos place
Basta de tener un hueco en la panza, porque la riqueza no está bien administrada
Basta de darle poder a quien no lo merece
Basta de conformarnos con las migajas que nos conceden.