Ir al contenido principal

Para que sepas

Me gustas por la forma en que el mundo se torna increíble a través de tu mirada, porque aunque sé que es maravilloso, contigo adquiere una dosis extra de asombro.
Me gustas porque tu humor es espontáneo y loco, porque existe la confianza para carcajear hasta que la panza duela un poco.
Me gusta mucho tu sonrisa, en todas sus versiones. De forma nerviosa, de seguridad, de ganas y complicidad.
Me gusta que eres muy bueno imitamdo. Tanto voces, canciones y ademanes se vuelven mejores que la realidad si los interpretas.
Me gusta tu gallardía, que sin importar las metas siempre las conquistas sin rendirte a mitad de la cima.
Me gusta tu cabello siempre despeinado, tan natural que incita al tacto.
Me gusta tu aroma al natural, sin necesidad de nada que lo tenga que aplacar, no existe nada que pueda incitarme más.
Me gusta tu mezcla de inocencia y madurez, que siempre sabes lo que se necesita en cada momento para erizarme la piel.
Me gusta que puedes quedarte en silencio y aún así decirlo todo con tus ojos atentos.
Me gusta que tu sed nunca se acaba, que sabes que los conocimientos y las experiencias jamás son suficientes para entender por completo al universo.
Me gusta la planta de tus pies, cada paso que dan hacia los sueños que deseas ver.
Me gusta montones escuchar tu voz, simple y sencillamente ponerte atención.
Me gusta saber qué te apasiona, lo que te emociona y atemora, tratar de ayudarte a extender las alas para que te quede claro que podrás llegar tan lejos como te plazca.
Me gusta que sabes ser buen hijo y amigo, que tratas a las personas como lo merecen y con el respeto necesario.
Me gusta que te atreves a bailar, a escapar de la realidad de que me enloquece poderte contemplar.
Me gusta que no hay nada que no me guste de ti. Me gusta llenarme de emoción al volverte a escribir, después de mucho tiempo y con todo lo que ha ocurrido, lo que más me gusta es haberte conocido. Coincidir en un momento del espacio en un tiempo que si bien nl ha sido del todo adecuado, me ha enseñado que tú eres el indicado, la persona con la que quiero estar por años, compartiendo todo lo que ha de presentársenos. Me gusta no tener miedo cuando estoy contigo, me gusta sentirme yo misma cuando te explico todo lo que me haces sentir entre el ruido de ideas que revolotean cada que me encuentro ante tu juicio. Me gusta que me hagas soñar, que contigo lo más descabellado me parezca el mejor plan. Me gusta caminar tomados de la mano, que el mundo gire mientras nos escuchamos, hacerte saber que siempre me inspiras y que mis días son mejores si escucho tu risa.
Me gustas todo, me gustas siempre, más que todo, más que siempre.
Me gusta que seas la forma que tiene la vida de hacerme saber que la perfección que imaginaba se queda corta si estás en mis días.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cerati

Lo confieso... La verdad, me he burlado de quienes dicen que un artista les cambió la vida
He reído de quienes dicen amar a algún cantante sin haberlo visto a menos de 10 metros de distancia y también he ridiculizado el que ir a un concierto pueda tratarse como el mejor día de la vida de alguien, como si fuera algún tipo de pase automático hacia la felicidad.
Entiendo que las frases de las canciones te puedan dar alguna pista o dirección cuando te sientes perdido o para mejorar tu ánimo. El amor dista de ser enamoramiento que siendo a primera vista puede impactar con toda la indumentaria del espectáculo y aunque los conciertos ofrecen experiencias únicas, lo que los hace únicos es la compañía de las personas con quienes podamos asistir o los movimientos que gestionen en nuestras ideas cuando enmedio de todo el acontecimiento por fin podamos entender a ciencia cierta de qué se trata la canción.
Ahora me doy cuenta de que al caer en todas estas críticas me he olvidado de muchos detalle…

No te quedes sin sentir

¿Recuerdas cuando veías el mundo con asombro?
Cuando mirar el techo por unos minutos te daba toda una gama de personajes de otros mundos, de reinos distintos al tuyo y con vestimenta que en ellos podría causar orgullo.
Eran dragones, brujas y magos, eran luchadores, animales y seres más extraños. Todo cuanto existía en tu imaginario reaultaba sencillo explicarlo, sin importar que los demás no entendieran lo que lea ibas contando.
Hubo un momento en que decidiste dejar de observar, simplemente prestaste más atención a lo que te decían que estaba bien. Dejaste de contar los días para que llegara tu cumpleaños y comenzaste a hacer una carrera para ocultar cuántos has disfrutado. Trabajas día y noche para que todos tus gustos se resuman en objetos que ni son del todo necesarios o modernos. Y entre tanta reflexión de madrugada entiendes que no estás feliz con nada de lo que pasa, que esos dolores de panza sólo son la manifestación de cuanto te ahoga y mata.
Si por el contrario, hicieras lo…

Loco infeliz

Prefiero estar loca
Pero ser muy feliz
Correr cada que quiera en dirección al jardín
Imaginarme en otros mundos que sé muy bien que existen
Y vestirme según la ocasión y las ganas ameriten. Prefiero estar loca
Que ser infeliz
Tratando de encajar y empolvando mi nariz
Con horas marcadas para cada cosa
Sin buscar la lluvia y volver hecha sopa Prefiero estar loca y atrapar moscos
Hacerlos danzar siempre llenos de asombro
Que el calor de tu cuerpo siempre es algo alarmante
Llama la atención de criaturas parlantes Quiero estar loca, nunca infeliz
Una sirena que te hace reír
En los siete mares saltar entre olas
Y asegurarme de jugar con tu sombra
A mí ningún barco me atemora
Y llegar a la orilla es vencer las boyas
Quédate conmigo, así de loco y feliz
Sé loco, no seas infeliz.