Ir al contenido principal

No te quedes sin sentir

¿Recuerdas cuando veías el mundo con asombro?
Cuando mirar el techo por unos minutos te daba toda una gama de personajes de otros mundos, de reinos distintos al tuyo y con vestimenta que en ellos podría causar orgullo.
Eran dragones, brujas y magos, eran luchadores, animales y seres más extraños. Todo cuanto existía en tu imaginario reaultaba sencillo explicarlo, sin importar que los demás no entendieran lo que lea ibas contando.
Hubo un momento en que decidiste dejar de observar, simplemente prestaste más atención a lo que te decían que estaba bien. Dejaste de contar los días para que llegara tu cumpleaños y comenzaste a hacer una carrera para ocultar cuántos has disfrutado. Trabajas día y noche para que todos tus gustos se resuman en objetos que ni son del todo necesarios o modernos. Y entre tanta reflexión de madrugada entiendes que no estás feliz con nada de lo que pasa, que esos dolores de panza sólo son la manifestación de cuanto te ahoga y mata.
Si por el contrario, hicieras lo que te apasiona, si dejaras de culpar y temer a deshoras, si de una buena vez por todas te queda claro que no te fue concedida la inmortalidad y que en algún momento tu tiempo se va a acabar, me gustaría pensar que sabrías volar más, que aprovecharías las brisas del viento e irías ligera sin alguna carga ajena a tus alas. Porque el único compromiso que se tiene en esta vida es ser feliz y de ser posible, compartirla con quien le sume alegría, nunca penas o desdicha.
Si quieres volver a ver el cielo y pensar en lo diminutos y grandes que somos al mismo tiempo, no demores en sonreír, no te quedes sin sentir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Adiós

Quitarte el anillo Es sólo romper una costumbre No la necesitas, sólo te resulta raro ya no encontrarlo; Después de todo, sólo estaba ahí adornando tu mano

Se nota

Entre palabras y comentarios para todo dejar claro, que sepas que me tienes de tu lado y aunque estoy lejos de ti, sigo escribiéndote un rato...
suponía estar dormida pero ahora la cordura no me visita
quiero escuchar cancioncillas, deslizarme entre las cobijas y al cerrar los ojos ver tus pupilas.

El amor, el amor que no entiende que las fechas van más allá de lo que se le impone a la gente
y que por orden social te estremece y aliena para que termines demente
trasroscado diría Bambi a veces
sin que en primavera estemos y se note siempre
ya que el frío, el hielo que me cubre
cala hasta confundirse con lumbre.

Este día celebro que la noche te cubre
en ausencia de mis brazos, proyecto un escape que te cure
que te salve de la soledad, de querer algo más buscar
heme aquí deambulando
llenándote de caricias y cantos
que no sé cuánto tardarás en encontrarlos.

Más allá de lo dicho y lo callado
en el sentir está lo extraño
de igual forma te quiero a mi lado
ser egoísta y devolverte hasta hartarnos
la felicidad …

Sigo aquí

En esta vida que es lo único que tengo, he de decirte que hay mucho que te debo.
Un buenos días cada mañana, el desayuno siempre dulce y listo en la cama, ese beso para despertar y cosquillas para ayudarte a levantar.
Por las tardes el aliento, decirte siempre que en ti creo, que no hay nadie como tú y si lo hubiera no sería igual. Que aunque lo dudes eres mi héroe y no admiro a quien sea que se me ponga enfrente. Un chiste contra el mal humor, con tono oscuro para reír más. Quitarte los zapatos cuando al fin estés en casa y repetirte que te extrañé toda la mañana.
Intermitentes mil abrazos, de mil formas y besos alternados. Cortos, largos, pequeños y grandes, lo que la ocasión, el tiempo y el corazón manden.
Y por las noches una sonrisa, el café para descansar mientras me platicas y reímos hasta que duela la barriga, algunas veces un masaje para la espalda, cuidarte y un abrazo que acabe hasta que el sol se apiade.
Te debo tanto, te debo mucho. Una vida entera de te amos en distint…