Ir al contenido principal

La estupidez del amor

Si tuvieras un jardín que quisieras llenar de flores, lo cuidarías, le cantarías, comprarías abono y aflojarías la tierra para que las raíces crezcan profundas y serenas.
Lo repasarías todo en tu mente, el lugar exacto en que irán las fresas silvestres, dónde queda el limonar, que la sombra proteja a las violetas y la enredadera lleve un cauce en su andar.
Verías pasar los días, las cuatro estaciones, contarías los años para que los frutos y flores todo adornen y cuando veas concluida tu labor con tanto ahínco ¿dejarías morir tu jardín?
¿Acaso no valdría la pena seguir cultivando ese espacio que tanto te costó construír? Que es lo que tanto deseabas, con lo que soñabas y lo que te ilusionaba...
Preferiste dejarlo así, a las inclemencias del tiempo. A sol, a sombra, entre lluvia torrencial, sin podarlo, sin mirarlo si quiera e incluso sin pisarlo. Dejó importar para ti, las hojas cayeron y fue el fin.
El otoño anunciaba del jardín tu despedida pero tu ceguera ambiciosa no te dejaba ver que lo perdías. Estabas ocupado haciendo otros planes, buscando espacios nuevos a los cuales mudarte. Para tener un jardín más grande, para decorar de nuevo con placer el ambiente que ha de rodearte.
Cuando las cosas se vinieron abajo, cuando el lugar no fue lo que pensaste, en el momento en que reflexionaste supiste que tu jardín seco ya no podría recuperarse. Podrían sembrarse otras cosas, quizá las hormigas dejaron semillas solas, tal vez el invierno sea tierno y no arranque de tajo todo tu esfuerzo. Pero sabías que llegaría el día en que todo se marchitaría, cuando el frío en tus huesos no te permitiría hacer en la tierra un hueco. Lo sabías y lo postergaste, ahora es demasiado tarde.
Intentar que las abejas, mariposas y abejorros vuelvan algún día sería solo para volverse loco. Es momento de llorar un poco para hidratar los cimientos a fondo. 
Sálvate, sálvame, deja de fingir... el destino no tiene por qué ser asi, hasta ser como un matrimonio que solo se soporta los fines de semana y pelea hasta por el edredón en las noches cuando el trabajo acaba.
Sálvate, aléjate; si no te hace feliz, muévete. Busca tus colores, rompe las prisiones y sigue tus emociones sin olvidar que se corrompen.
Olvidar es dejar morir. 
Nos olvidaste a ti y a mí.

          

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cerati

Lo confieso... La verdad, me he burlado de quienes dicen que un artista les cambió la vida
He reído de quienes dicen amar a algún cantante sin haberlo visto a menos de 10 metros de distancia y también he ridiculizado el que ir a un concierto pueda tratarse como el mejor día de la vida de alguien, como si fuera algún tipo de pase automático hacia la felicidad.
Entiendo que las frases de las canciones te puedan dar alguna pista o dirección cuando te sientes perdido o para mejorar tu ánimo. El amor dista de ser enamoramiento que siendo a primera vista puede impactar con toda la indumentaria del espectáculo y aunque los conciertos ofrecen experiencias únicas, lo que los hace únicos es la compañía de las personas con quienes podamos asistir o los movimientos que gestionen en nuestras ideas cuando enmedio de todo el acontecimiento por fin podamos entender a ciencia cierta de qué se trata la canción.
Ahora me doy cuenta de que al caer en todas estas críticas me he olvidado de muchos detalle…

Te quiero

Yo quiero escribirte, tú quieres leerme
Hay cosas que aunque se quieran, no cuadran en un momento existente
Pero te quiero y sé que me quieres
Así cualquier universo se crea y es permanente
Porque en alguna dimensión en la que no estamos
Resulta que no estamos alejados
Y quererte es constante, amarte y besarte
Te quiero queriendo quererme y verme.
Es insuperable el hecho de abrazarte, acomodarme para poder acariciarte y tener la certeza de que aunque la vida es incierta, te quiero conmigo conforme el tiempo conceda millones de segundos de sonrisas y tramas pintorescas. "Aguarda al destino" dicen los adivinos
Pero yo sé que yo escribo el mío
Y así, te llevo, te tengo conmigo. Te quiero, es claro y conciso.

Terror al eclipse

Hay quienes creen que por haberte sacado de su vida vagarás sin rumbo alguno o brújula que te guíe, que verás interrumpida tu existencia plena por añorar lo que se ha ido de ti sin previo aviso para no caer de tan alto y que no harás el mínimo intento por forzar los engranes del barco que de no haberse detenido a botarte, seguiría de prisa.
Los agentes grises están seguros de que tu vida es tan gris como la suya y siendo así estarás debastado y sin sueños por cumplir que no conduzcan a la amargura y el desamparo, la venganza y pudredumbre. Así que esperan que permanezcas eternamente inmóvil, oculto entre las sombras porque caíste en su engaño y te has dado por vencido.
Lo que no saben es que después de un mar en calma; o bien, tras la tempestad más aterradora... Siempre hay un nuevo brillo de sol que acompaña al amanecer.
El temor a quedarse ciegos por saberse tan austeros los ha condenado a las cabernas para que cosas elementales no entiendan.
Quiero que su terror al eclipse florezca
Opac…