Ir al contenido principal

Aquí se celebra con gin

Siempre me ha llamado la atención el proceso necesario para que una publicación vea la luz: desde los booklets de cada disco que ha sido el soundtrack de mis días en algún momento, pasando por las revistas que he ido comprando según mi edad e intereses incluso cuando tenía once años, hasta los libros que a muchos nos permiten soñar y conocer, adueñarnos de historias que de otra manera sentiríamos ajenas. El pensar que todo el contenido y el proceso creativo depende de una idea básica me hace pensar en "El Origen" de Christopher Nolan, remontándonos a los sueños que de una forma u otra dictan las decisiones que tomamos para cambiar nuestros caminos a placer; de algo tan simple y único se va creando un universo que con el trabajo de todo un equipo se traduce en páginas para deleitar nuestra mente con las ideas que encontramos plasmadas, nuestra vista por las imágenes que lo complementan, nuestros dedos al ir cambiando de página para hacernos conocedores de más información y a su vez presas de la ansiedad por querer saber qué está por venir sin pasar por alto la textura del papel deslizándose suavemente, de vez en cuando absorbiendo la tinta con la que resaltamos los fragmentos que nos conmueven, nos tientan o enternecen y en algunos casos -como ocurre conmigo- dando recuerdos a nuestro sentido del olfato para perderse en esas hojas que según la época, el material y la impresión se conjugan en tantas variantes que me han hecho imposible hojear cualquier impreso sin sentir la necesidad de olerlo. 
Este año que está por concluir han pasado un sinnúmero de cosas en cuanto a mí respecta, pero no podía acabarse sin dar cosas dignas de escribirse y por supuesto, celebrarse...
Me complace anunciarles que a partir de hoy estaré colaborando como redactora en Grupo Gin Media, casa de publicaciones como El Gourmet (que recuerdo exquisitamente por un especial sobre la vainilla que compré hace algunos años, cuando la cocina comenzaba a ser un gusto consciente en mi paladar), Open y Playboy por mencionar algunas. No hace falta que haga un preámbulo sobre el último título; todos sabemos la historia de la revista de las conejitas que pese a haber estado adelantada a su época, sigue viva y moviendo el rabito, creciendo y abarcando más terreno en una sociedad que parece estar cada vez más despierta y menos ausente ante temas que se castigaban o casaban vergüenza, por decir lo menos.
En verdad es un gusto poder formar parte de esta casa que me da la oportunidad de soltarme el cabello para dar rienda suelta a lo que todos disfrutan pero pocos se atreven a decir. Sé que será un reto personal, sin embargo tengo la misma fe en esto que quienes han confiado en mí para esta tarea y con la mejor de las sonrisas estoy dispuesta a hacer cuanto esté entre mis manos para dar los mejores resultados desde el primer día.
Dicen que las cosas ocurren en el momento indicado, dicen que quien no se atreve nunca gana y dicen que la vida no se detiene a esperarte, ni repite oportunidades, así como un montón de frases armadas que no vale la pena recordar si no se tiene el compromiso de dar lo mejor de sí a cada respiro. Yo lo tengo, conmigo misma y con quienes me rodean y me extendieron la mano. Así que literalmente salto de emoción ante todas las experiencias que sé están por venir, sin mirar atrás y sin pena alguna... es momento de crecer y de superarse en todo sentido.
Desde que inició este año, uno de mis propósitos era escribir un libro, pero ya que las reglas están hechas para romperse, vamos a divertirnos juntos ¡A festejar!
         

Comentarios

Entradas populares de este blog

Loco infeliz

Prefiero estar loca
Pero ser muy feliz
Correr cada que quiera en dirección al jardín
Imaginarme en otros mundos que sé muy bien que existen
Y vestirme según la ocasión y las ganas ameriten. Prefiero estar loca
Que ser infeliz
Tratando de encajar y empolvando mi nariz
Con horas marcadas para cada cosa
Sin buscar la lluvia y volver hecha sopa Prefiero estar loca y atrapar moscos
Hacerlos danzar siempre llenos de asombro
Que el calor de tu cuerpo siempre es algo alarmante
Llama la atención de criaturas parlantes Quiero estar loca, nunca infeliz
Una sirena que te hace reír
En los siete mares saltar entre olas
Y asegurarme de jugar con tu sombra
A mí ningún barco me atemora
Y llegar a la orilla es vencer las boyas
Quédate conmigo, así de loco y feliz
Sé loco, no seas infeliz.

No te quedes sin sentir

¿Recuerdas cuando veías el mundo con asombro?
Cuando mirar el techo por unos minutos te daba toda una gama de personajes de otros mundos, de reinos distintos al tuyo y con vestimenta que en ellos podría causar orgullo.
Eran dragones, brujas y magos, eran luchadores, animales y seres más extraños. Todo cuanto existía en tu imaginario reaultaba sencillo explicarlo, sin importar que los demás no entendieran lo que lea ibas contando.
Hubo un momento en que decidiste dejar de observar, simplemente prestaste más atención a lo que te decían que estaba bien. Dejaste de contar los días para que llegara tu cumpleaños y comenzaste a hacer una carrera para ocultar cuántos has disfrutado. Trabajas día y noche para que todos tus gustos se resuman en objetos que ni son del todo necesarios o modernos. Y entre tanta reflexión de madrugada entiendes que no estás feliz con nada de lo que pasa, que esos dolores de panza sólo son la manifestación de cuanto te ahoga y mata.
Si por el contrario, hicieras lo…

Honestamente...

¿Quién te dice cuántos pasos debes dar para encontrar tu mayor verdad? Porque los estandartes cansan y quien los sostiene no siempre cree ciegamente en su causa. Debes procurar que tu andar siga las hazañas que tus pies desean conquistar, procurando que tus piernas tengan la fortaleza de librar cualquier guerra conservando la inocencia; porque lo maligno ata y enajena, te aprisiona y te avienta para recordarte que no existes sin haber logrado cicatrices. Ya sea en ti o en los demás, la misión es pasar dejando un motivo para recordar, cada quién decide si desea que le recuerden o a las acciones que emprende. En cada camino, trazado por un inexistente destino, todos avanzan a su propio ritmo, haciendo y deshaciendo nudos para construirse un infinito; entre esas telarañas te he mantenido por años pero es hora de que vueles a envolverte en otros brazos. Sentirte amado, ser alabado, que la sangre fluya por tus venas haciéndote sonreír sin cansancio, ritmo acelerado, tensión en los brazos, …