Ir al contenido principal

Más

Me dejaste una adicción al chocolate, muchos cuentos a detalle para poder bien dormir. Me dejaste solo un beso en la mejilla y un roce en la rodilla para más pensar en ti. Si yo pudiera pedir lo que quisiera sé que te traería de vuelta para verte sonreír y entre todo lo que tal vez te dijera estaría la certeza de que eres para mí.
Me dejaste una canción en la cabeza con un coro que me cuenta lo que adoras de mí y olvidaste llevarte aquella paleta con sabor a fruta fresca que tuve que compartir. En tus ojos veo historias que se cuentan para caminar despierta a media noche hacia el mar, sin temor a que la niebla aparezca y haga que pierda de vista de pronto al capitán.
Y aquí estás aunque no estés, enmedio del desastre a mis pies y es natural, ya lo sé, que algún día te veré.
Me dejaste un gusto por los colores y el sentir de mil amores mucho antes de nacer. Y toda una videogalería de cosas que me dan risa hasta que el aire perdí. He encontrado más escritos que te llaman sin que sepas que te extrañan entre rimas y temor, porque sé que en algún momento ibas a alejarte de mi vida sin decirme un adiós.
Me quedé con esos libros inconclusos y películas de culto que no pude terminar porque si de una sola hoja pasaba de pronto me imaginaba que el mal me iba a pasar. Nunca entendí cómo era que sabías con firmeza el momento en que me ahogué y necesitaba de ese breve espacio que hacía que a tus brazos regresara otra vez.
Y bien sé que triunfarás a pesar de que no lo puedas pensar, tú sabes, te extraño acá pero no quiero que des vuelta atrás.
Me dejaste sin respuesta a la deriva, con un playlist que lastima y que tuve que borrar. El tiempo ya ha pasado pero eso no implica que el desierto ahora ya sea un mar. Todo sigue estando donde debe y las cosas no se mueven como lo hacemos los dos, si es que alguna vez nos encontramos sonreiré porque te abrazo a distancia y con amor.
He contado un millón de carcajadas y las guardo en la panza combinadas con sabor de todos esos besos que me encantan y caricias que me rayan hasta perder la razón. Si tuviera que elegir algún momento en que todo fue perfecto, no sabría dónde empezar porque sin que importara si llovía o el tobillo me dolía, siempre te quería escuchar.
Vete ya, no pierdas tiempo, déjame con mis lamentos y si así debe ser, estaremos, siendo más que un 
recuerdo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Revontulet finés

Revontulet finés[1]
11,12 y 14 Mayo 09.
Aquí abajo en la tierra donde los seres mágicos reinan
aún así entre lo podrido hay mil buenos hechizos
he querido centellear, el cielo entero iluminar
del sol el viento solar que de nubes ha de emanar.Vayamos a fantasear, mirar un efecto austral una vez más
cuando el plasma perpetúe el espacio en donde estés
con iones fieles que encienden tu piel
me iré corriendo detrás de ti… aurora boreal y yo estrella al fin
rojo, verde, azul y violeta… interferencias de satélite llegan
y no hay mejor espectáculo que el que dejas a tu paso.Sol padre interfiere, curiosea el tiempo espacial que tienes
causa silencios, has la tele un desierto, que lo eléctrico desaparezca un momento
entre suspiros tuyos me voy perdiendo el frío cala menos el cuerpo
aurora… Diciembre… eres lo mejor que se tiene
el cielo… mi cielo… donde admirarte de vez en cuando se puede
no hay atardecer ni amanecer mejor que el que aquí se ve.Aurora, aurora… boreal o austral
por ti todo daría e …

Adiós

Quitarte el anillo Es sólo romper una costumbre No la necesitas, sólo te resulta raro ya no encontrarlo; Después de todo, sólo estaba ahí adornando tu mano

Esto es lo que pasa

Hay momentos en los que resulta más sencillo sonreír En los que tus pies son más livianos para correr y privarte de sentir, Sin que te den tregua a que puedas experimentar sensaciones desagradables Y te resguardes en pensamientos sobre inmortalidad y cosas que podrían ser improbables. Es que cuando sientes, todo se hace incierto Es como entregar el poder de destruirte o rehacerte de nuevo Si te siento es porque formas parte de mí Si no lo hago es porque en algún punto me perdí. Y quisiera perderme contigo, Encontrar un punto en el limbo Donde nada nos rasguñe Donde la luz no deje ver las cicatrices de otras pesadumbres. Se sienten el cansancio, la pesadez y el desánimo Opuestos a todo lo que nos pasó cuando iniciamos. Entramos a un túnel sin salida