Ir al contenido principal

El mejor viaje de mi vida, era recorrerte a ti

Es desgarrador.
Abrir los ojos y que esta pesadilla siga adueñándose de mis sueños. De los mismos en los que ayer te acomodabas cada vez que imaginaba un futuro a tu lado. Cada vez que te escogía como mi compañero de viaje.
Y hoy, sí: quiero volver a comerme el mundo.
Tan sólo porque tú has dejado de ser el mío.
Sin embargo, el que quería recorrer ayer, era el que nos separaba. Aunque ese mundo se redujera tan sólo a unos pocos centímetros, aunque ese mismo mundo se encontrara bajo el techo de la misma casa.
Porque, cariño, el mejor viaje de mi vida, era recorrerte a ti.
Preparando el equipaje a base de besos, sonrisas y ganas de verte, para coger un vuelo entre mis brazos y los tuyos y terminar viajando alrededor de tus defectos y de tus virtudes. Esa, mi amor, hubiera sido la gran aventura de mi vida.
Porque el mejor mapa, estaba en tu cuerpo.
Y la mejor forma de encontrarte, perdiendo la orientación.
Porque hubo un día en que perdía los cinco sentidos al dejarlos sobre ti. Porque quedarme en tus manos era el mejor plan, a veces urgente, pero siempre importante. Y es que la mejor de mis brújulas, eras tú. Porque contigo, hubo un tiempo, en que conseguía encontrarme a mí: la versión definitiva, aquello que hubiera querido ser.
Porque al final, el querernos, dependía de lo que fuéramos. Y lo que fuimos, como hoy alguien bien dijo, fue todo lo que pudimos ser.
Por eso, me cuestas.
Porque tu recuerdo se atraganta en mi memoria cada vez que acepto, resignadamente, que no pudimos hacer más. Cada vez que recuerdo cuánto hubiera dado ayer por estar hoy contigo.
Por seguir levantándome a tu lado, por subirme en la rutina en la que solían viajar los primeros segundos de cada nuevo día en los que nos veíamos despertar. Por buscar tus pies bajo las sábanas, por posponer la alarma cinco minutos más y así seguir acurrucada cerca de ti, junto al calor de tu cuerpo y soñando al compás de tu respiración.
Cuánto hubiera dado ayer por llegar hasta el día de hoy. Por hacerlo con una sonrisa transparente, sin disimular ni una sola lágrima, sin cubrir con una falsa alegría cualquier tristeza anterior. Cuánto hubiera dado ayer por despertarte hoy con un beso, mirarte a los ojos y destilando felicidad, decirte…
… felicidades.
...encontrado en UPSOCL 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Adiós

Quitarte el anillo Es sólo romper una costumbre No la necesitas, sólo te resulta raro ya no encontrarlo; Después de todo, sólo estaba ahí adornando tu mano

Se nota

Entre palabras y comentarios para todo dejar claro, que sepas que me tienes de tu lado y aunque estoy lejos de ti, sigo escribiéndote un rato...
suponía estar dormida pero ahora la cordura no me visita
quiero escuchar cancioncillas, deslizarme entre las cobijas y al cerrar los ojos ver tus pupilas.

El amor, el amor que no entiende que las fechas van más allá de lo que se le impone a la gente
y que por orden social te estremece y aliena para que termines demente
trasroscado diría Bambi a veces
sin que en primavera estemos y se note siempre
ya que el frío, el hielo que me cubre
cala hasta confundirse con lumbre.

Este día celebro que la noche te cubre
en ausencia de mis brazos, proyecto un escape que te cure
que te salve de la soledad, de querer algo más buscar
heme aquí deambulando
llenándote de caricias y cantos
que no sé cuánto tardarás en encontrarlos.

Más allá de lo dicho y lo callado
en el sentir está lo extraño
de igual forma te quiero a mi lado
ser egoísta y devolverte hasta hartarnos
la felicidad …

Sigo aquí

En esta vida que es lo único que tengo, he de decirte que hay mucho que te debo.
Un buenos días cada mañana, el desayuno siempre dulce y listo en la cama, ese beso para despertar y cosquillas para ayudarte a levantar.
Por las tardes el aliento, decirte siempre que en ti creo, que no hay nadie como tú y si lo hubiera no sería igual. Que aunque lo dudes eres mi héroe y no admiro a quien sea que se me ponga enfrente. Un chiste contra el mal humor, con tono oscuro para reír más. Quitarte los zapatos cuando al fin estés en casa y repetirte que te extrañé toda la mañana.
Intermitentes mil abrazos, de mil formas y besos alternados. Cortos, largos, pequeños y grandes, lo que la ocasión, el tiempo y el corazón manden.
Y por las noches una sonrisa, el café para descansar mientras me platicas y reímos hasta que duela la barriga, algunas veces un masaje para la espalda, cuidarte y un abrazo que acabe hasta que el sol se apiade.
Te debo tanto, te debo mucho. Una vida entera de te amos en distint…