Ir al contenido principal

El mejor viaje de mi vida, era recorrerte a ti

Es desgarrador.
Abrir los ojos y que esta pesadilla siga adueñándose de mis sueños. De los mismos en los que ayer te acomodabas cada vez que imaginaba un futuro a tu lado. Cada vez que te escogía como mi compañero de viaje.
Y hoy, sí: quiero volver a comerme el mundo.
Tan sólo porque tú has dejado de ser el mío.
Sin embargo, el que quería recorrer ayer, era el que nos separaba. Aunque ese mundo se redujera tan sólo a unos pocos centímetros, aunque ese mismo mundo se encontrara bajo el techo de la misma casa.
Porque, cariño, el mejor viaje de mi vida, era recorrerte a ti.
Preparando el equipaje a base de besos, sonrisas y ganas de verte, para coger un vuelo entre mis brazos y los tuyos y terminar viajando alrededor de tus defectos y de tus virtudes. Esa, mi amor, hubiera sido la gran aventura de mi vida.
Porque el mejor mapa, estaba en tu cuerpo.
Y la mejor forma de encontrarte, perdiendo la orientación.
Porque hubo un día en que perdía los cinco sentidos al dejarlos sobre ti. Porque quedarme en tus manos era el mejor plan, a veces urgente, pero siempre importante. Y es que la mejor de mis brújulas, eras tú. Porque contigo, hubo un tiempo, en que conseguía encontrarme a mí: la versión definitiva, aquello que hubiera querido ser.
Porque al final, el querernos, dependía de lo que fuéramos. Y lo que fuimos, como hoy alguien bien dijo, fue todo lo que pudimos ser.
Por eso, me cuestas.
Porque tu recuerdo se atraganta en mi memoria cada vez que acepto, resignadamente, que no pudimos hacer más. Cada vez que recuerdo cuánto hubiera dado ayer por estar hoy contigo.
Por seguir levantándome a tu lado, por subirme en la rutina en la que solían viajar los primeros segundos de cada nuevo día en los que nos veíamos despertar. Por buscar tus pies bajo las sábanas, por posponer la alarma cinco minutos más y así seguir acurrucada cerca de ti, junto al calor de tu cuerpo y soñando al compás de tu respiración.
Cuánto hubiera dado ayer por llegar hasta el día de hoy. Por hacerlo con una sonrisa transparente, sin disimular ni una sola lágrima, sin cubrir con una falsa alegría cualquier tristeza anterior. Cuánto hubiera dado ayer por despertarte hoy con un beso, mirarte a los ojos y destilando felicidad, decirte…
… felicidades.
...encontrado en UPSOCL 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cerati

Lo confieso... La verdad, me he burlado de quienes dicen que un artista les cambió la vida
He reído de quienes dicen amar a algún cantante sin haberlo visto a menos de 10 metros de distancia y también he ridiculizado el que ir a un concierto pueda tratarse como el mejor día de la vida de alguien, como si fuera algún tipo de pase automático hacia la felicidad.
Entiendo que las frases de las canciones te puedan dar alguna pista o dirección cuando te sientes perdido o para mejorar tu ánimo. El amor dista de ser enamoramiento que siendo a primera vista puede impactar con toda la indumentaria del espectáculo y aunque los conciertos ofrecen experiencias únicas, lo que los hace únicos es la compañía de las personas con quienes podamos asistir o los movimientos que gestionen en nuestras ideas cuando enmedio de todo el acontecimiento por fin podamos entender a ciencia cierta de qué se trata la canción.
Ahora me doy cuenta de que al caer en todas estas críticas me he olvidado de muchos detalle…

Te quiero

Yo quiero escribirte, tú quieres leerme
Hay cosas que aunque se quieran, no cuadran en un momento existente
Pero te quiero y sé que me quieres
Así cualquier universo se crea y es permanente
Porque en alguna dimensión en la que no estamos
Resulta que no estamos alejados
Y quererte es constante, amarte y besarte
Te quiero queriendo quererme y verme.
Es insuperable el hecho de abrazarte, acomodarme para poder acariciarte y tener la certeza de que aunque la vida es incierta, te quiero conmigo conforme el tiempo conceda millones de segundos de sonrisas y tramas pintorescas. "Aguarda al destino" dicen los adivinos
Pero yo sé que yo escribo el mío
Y así, te llevo, te tengo conmigo. Te quiero, es claro y conciso.

Terror al eclipse

Hay quienes creen que por haberte sacado de su vida vagarás sin rumbo alguno o brújula que te guíe, que verás interrumpida tu existencia plena por añorar lo que se ha ido de ti sin previo aviso para no caer de tan alto y que no harás el mínimo intento por forzar los engranes del barco que de no haberse detenido a botarte, seguiría de prisa.
Los agentes grises están seguros de que tu vida es tan gris como la suya y siendo así estarás debastado y sin sueños por cumplir que no conduzcan a la amargura y el desamparo, la venganza y pudredumbre. Así que esperan que permanezcas eternamente inmóvil, oculto entre las sombras porque caíste en su engaño y te has dado por vencido.
Lo que no saben es que después de un mar en calma; o bien, tras la tempestad más aterradora... Siempre hay un nuevo brillo de sol que acompaña al amanecer.
El temor a quedarse ciegos por saberse tan austeros los ha condenado a las cabernas para que cosas elementales no entiendan.
Quiero que su terror al eclipse florezca
Opac…