Ir al contenido principal

El mejor viaje de mi vida, era recorrerte a ti

Es desgarrador.
Abrir los ojos y que esta pesadilla siga adueñándose de mis sueños. De los mismos en los que ayer te acomodabas cada vez que imaginaba un futuro a tu lado. Cada vez que te escogía como mi compañero de viaje.
Y hoy, sí: quiero volver a comerme el mundo.
Tan sólo porque tú has dejado de ser el mío.
Sin embargo, el que quería recorrer ayer, era el que nos separaba. Aunque ese mundo se redujera tan sólo a unos pocos centímetros, aunque ese mismo mundo se encontrara bajo el techo de la misma casa.
Porque, cariño, el mejor viaje de mi vida, era recorrerte a ti.
Preparando el equipaje a base de besos, sonrisas y ganas de verte, para coger un vuelo entre mis brazos y los tuyos y terminar viajando alrededor de tus defectos y de tus virtudes. Esa, mi amor, hubiera sido la gran aventura de mi vida.
Porque el mejor mapa, estaba en tu cuerpo.
Y la mejor forma de encontrarte, perdiendo la orientación.
Porque hubo un día en que perdía los cinco sentidos al dejarlos sobre ti. Porque quedarme en tus manos era el mejor plan, a veces urgente, pero siempre importante. Y es que la mejor de mis brújulas, eras tú. Porque contigo, hubo un tiempo, en que conseguía encontrarme a mí: la versión definitiva, aquello que hubiera querido ser.
Porque al final, el querernos, dependía de lo que fuéramos. Y lo que fuimos, como hoy alguien bien dijo, fue todo lo que pudimos ser.
Por eso, me cuestas.
Porque tu recuerdo se atraganta en mi memoria cada vez que acepto, resignadamente, que no pudimos hacer más. Cada vez que recuerdo cuánto hubiera dado ayer por estar hoy contigo.
Por seguir levantándome a tu lado, por subirme en la rutina en la que solían viajar los primeros segundos de cada nuevo día en los que nos veíamos despertar. Por buscar tus pies bajo las sábanas, por posponer la alarma cinco minutos más y así seguir acurrucada cerca de ti, junto al calor de tu cuerpo y soñando al compás de tu respiración.
Cuánto hubiera dado ayer por llegar hasta el día de hoy. Por hacerlo con una sonrisa transparente, sin disimular ni una sola lágrima, sin cubrir con una falsa alegría cualquier tristeza anterior. Cuánto hubiera dado ayer por despertarte hoy con un beso, mirarte a los ojos y destilando felicidad, decirte…
… felicidades.
...encontrado en UPSOCL 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Revontulet finés

Revontulet finés[1]
11,12 y 14 Mayo 09.
Aquí abajo en la tierra donde los seres mágicos reinan
aún así entre lo podrido hay mil buenos hechizos
he querido centellear, el cielo entero iluminar
del sol el viento solar que de nubes ha de emanar.Vayamos a fantasear, mirar un efecto austral una vez más
cuando el plasma perpetúe el espacio en donde estés
con iones fieles que encienden tu piel
me iré corriendo detrás de ti… aurora boreal y yo estrella al fin
rojo, verde, azul y violeta… interferencias de satélite llegan
y no hay mejor espectáculo que el que dejas a tu paso.Sol padre interfiere, curiosea el tiempo espacial que tienes
causa silencios, has la tele un desierto, que lo eléctrico desaparezca un momento
entre suspiros tuyos me voy perdiendo el frío cala menos el cuerpo
aurora… Diciembre… eres lo mejor que se tiene
el cielo… mi cielo… donde admirarte de vez en cuando se puede
no hay atardecer ni amanecer mejor que el que aquí se ve.Aurora, aurora… boreal o austral
por ti todo daría e …

Adiós

Quitarte el anillo Es sólo romper una costumbre No la necesitas, sólo te resulta raro ya no encontrarlo; Después de todo, sólo estaba ahí adornando tu mano

Esto es lo que pasa

Hay momentos en los que resulta más sencillo sonreír En los que tus pies son más livianos para correr y privarte de sentir, Sin que te den tregua a que puedas experimentar sensaciones desagradables Y te resguardes en pensamientos sobre inmortalidad y cosas que podrían ser improbables. Es que cuando sientes, todo se hace incierto Es como entregar el poder de destruirte o rehacerte de nuevo Si te siento es porque formas parte de mí Si no lo hago es porque en algún punto me perdí. Y quisiera perderme contigo, Encontrar un punto en el limbo Donde nada nos rasguñe Donde la luz no deje ver las cicatrices de otras pesadumbres. Se sienten el cansancio, la pesadez y el desánimo Opuestos a todo lo que nos pasó cuando iniciamos. Entramos a un túnel sin salida