Ir al contenido principal

Amor propio

Debería conseguirme un par de alas, dejar de correr por el mundo, disfrutar de perder mi tiempo en cosas que en verdad disfruto. Sentarme una tarde sólo a contemplarte, cocinarte y taparte para que nada te falte.
Vagar de aquí a ningún lado, hacer lo que me plazca porque el tiempo no lo tengo comprado. Entre tantas tonterías que me he regalado, ninguna es tan valiosa como lo que día a día me has obsequiado.
Sin tratarse de estrellas, sin gastar fortunas ni recorrer el planeta buscando curas siniestras, a mí me encanta lo que me entregas. Es irresistible y cada día aumenta, es irrevocable y aunque asusta también me complementa.
Debería hacer muchas cosas, sumergirme hasta perder el aire, caerme y levantarme, el cabello decorarme sólo cuando me place, dejar mi cara al descubierto y decirte diario, como ambrosía lo mucho que te siento, todo lo que te quiero, lo que me carcome cuando te extraño y pienso.
Simplemente ser, en la vida se gana más cuando se deja perder... todo aquello que nos dicen necesitamos, los objetos que a nuestro paso acumulamos y de la nada, te quedas sin hallarlo, vacío estando rodeado y sintiéndote inadecuado.
El amor no tendría que ser de esas cosas que se van ocultando
Si amo libre estar, si amo ser con o sin par, si amo tener mi tiempo y ceder a lo que bien veo... al carajo los establecimientos, lo que la gente quiere normalmente inservible veo.
Patético me parece invertir mis deseos en dar gusto a los comentarios ajenos. Llámese boda, ya sean hijos, cosas que no quiero y a las que no aspiro... hoy me daré gusto estando contigo.
Así de simple, sólo por hoy te entrego mi corazón y lo que soy.
Lo que me conforma aquí lo tienes, lo que sueño y deseo aquí viene...

Debería hacer esto y aquello, mirar sólo lo que sí quiero porque si lo piensas nada es eterno como para pasarla sintiendo que se desperdicia el tiempo...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cerati

Lo confieso... La verdad, me he burlado de quienes dicen que un artista les cambió la vida
He reído de quienes dicen amar a algún cantante sin haberlo visto a menos de 10 metros de distancia y también he ridiculizado el que ir a un concierto pueda tratarse como el mejor día de la vida de alguien, como si fuera algún tipo de pase automático hacia la felicidad.
Entiendo que las frases de las canciones te puedan dar alguna pista o dirección cuando te sientes perdido o para mejorar tu ánimo. El amor dista de ser enamoramiento que siendo a primera vista puede impactar con toda la indumentaria del espectáculo y aunque los conciertos ofrecen experiencias únicas, lo que los hace únicos es la compañía de las personas con quienes podamos asistir o los movimientos que gestionen en nuestras ideas cuando enmedio de todo el acontecimiento por fin podamos entender a ciencia cierta de qué se trata la canción.
Ahora me doy cuenta de que al caer en todas estas críticas me he olvidado de muchos detalle…

Te quiero

Yo quiero escribirte, tú quieres leerme
Hay cosas que aunque se quieran, no cuadran en un momento existente
Pero te quiero y sé que me quieres
Así cualquier universo se crea y es permanente
Porque en alguna dimensión en la que no estamos
Resulta que no estamos alejados
Y quererte es constante, amarte y besarte
Te quiero queriendo quererme y verme.
Es insuperable el hecho de abrazarte, acomodarme para poder acariciarte y tener la certeza de que aunque la vida es incierta, te quiero conmigo conforme el tiempo conceda millones de segundos de sonrisas y tramas pintorescas. "Aguarda al destino" dicen los adivinos
Pero yo sé que yo escribo el mío
Y así, te llevo, te tengo conmigo. Te quiero, es claro y conciso.

Terror al eclipse

Hay quienes creen que por haberte sacado de su vida vagarás sin rumbo alguno o brújula que te guíe, que verás interrumpida tu existencia plena por añorar lo que se ha ido de ti sin previo aviso para no caer de tan alto y que no harás el mínimo intento por forzar los engranes del barco que de no haberse detenido a botarte, seguiría de prisa.
Los agentes grises están seguros de que tu vida es tan gris como la suya y siendo así estarás debastado y sin sueños por cumplir que no conduzcan a la amargura y el desamparo, la venganza y pudredumbre. Así que esperan que permanezcas eternamente inmóvil, oculto entre las sombras porque caíste en su engaño y te has dado por vencido.
Lo que no saben es que después de un mar en calma; o bien, tras la tempestad más aterradora... Siempre hay un nuevo brillo de sol que acompaña al amanecer.
El temor a quedarse ciegos por saberse tan austeros los ha condenado a las cabernas para que cosas elementales no entiendan.
Quiero que su terror al eclipse florezca
Opac…