Ir al contenido principal

Amor eterno


Tengo la costumbre de abrazarte por las noches
ahora que no estás, responde
dame una señal
sé que aquí estás.
Apareces en cuanto te invoco
en pensarte nunca me equivoco
no sé si hay un más allá
pero conmigo te puedes quedar.
Prometo no cobrarte renta
eres silencioso y no comes más de la cuenta
jamás invitas a nadie ni tienes visitas,
creo que soy la única que lamenta tu huida.

Creo que me hace falta dejar de contemplarte
sigo haciendo el super como para cocinarte,
siempre sobra comida y las cuentas ya no quedan
todo se desperdicia como el tiempo que te anhela.

Aunque no volverás
no te dejo de invocar
cualquier malestar
desaparece al poderte imaginar.

No creo que se pueda acabar
no quiero dejarte marchar
y estoy cómoda con tu pijama
inmóvil en tu lado de la cama,
con tu cepillo de dientes
con el que en la mañana cantabas,
tu colección de discos
tan diferentes a los míos
y esas películas que nunca vimos.

Ya nada tiene caso
debería escaparme un rato
dejar este altar / mausoleo
y tomar el sol aunque sea invierno.

Dejaste tanto en mí que ya no encuentro
la forma de resetear mi vida a ceros
sin llevar tu cuerpo a cuestas y las caricias que de pronto parecen ciertas
cuando te sueño y aún me dices que soy tu princesa.

Te fuiste así, tan de repente
dejando a tu perro que ya no me quiere
creo que sabe que odiarías verme
como la piltrafa viviente que sorprendentemente se mantiene.

Te prometo que uno de estos días
volveré a reírme y a vivir con mi clásica prisa
me pondré el vestido que tanto te gustaba, un sombrero y me iré a Irlanda.

Aunque aquí ya no te tenga
no te dejo ir y o acepto que mueras
te mantendré con vida mientras yo sienta
oxígeno corriendo a través de mis venas,
hasta que la memoria lo permita
y la inspiración se agote a sí misma.

Te tengo aquí, al infinito
sólo estás de viaje un ratito,
yo te alcanzo, lo garantizo.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Adiós

Quitarte el anillo Es sólo romper una costumbre No la necesitas, sólo te resulta raro ya no encontrarlo; Después de todo, sólo estaba ahí adornando tu mano

Se nota

Entre palabras y comentarios para todo dejar claro, que sepas que me tienes de tu lado y aunque estoy lejos de ti, sigo escribiéndote un rato...
suponía estar dormida pero ahora la cordura no me visita
quiero escuchar cancioncillas, deslizarme entre las cobijas y al cerrar los ojos ver tus pupilas.

El amor, el amor que no entiende que las fechas van más allá de lo que se le impone a la gente
y que por orden social te estremece y aliena para que termines demente
trasroscado diría Bambi a veces
sin que en primavera estemos y se note siempre
ya que el frío, el hielo que me cubre
cala hasta confundirse con lumbre.

Este día celebro que la noche te cubre
en ausencia de mis brazos, proyecto un escape que te cure
que te salve de la soledad, de querer algo más buscar
heme aquí deambulando
llenándote de caricias y cantos
que no sé cuánto tardarás en encontrarlos.

Más allá de lo dicho y lo callado
en el sentir está lo extraño
de igual forma te quiero a mi lado
ser egoísta y devolverte hasta hartarnos
la felicidad …

Sigo aquí

En esta vida que es lo único que tengo, he de decirte que hay mucho que te debo.
Un buenos días cada mañana, el desayuno siempre dulce y listo en la cama, ese beso para despertar y cosquillas para ayudarte a levantar.
Por las tardes el aliento, decirte siempre que en ti creo, que no hay nadie como tú y si lo hubiera no sería igual. Que aunque lo dudes eres mi héroe y no admiro a quien sea que se me ponga enfrente. Un chiste contra el mal humor, con tono oscuro para reír más. Quitarte los zapatos cuando al fin estés en casa y repetirte que te extrañé toda la mañana.
Intermitentes mil abrazos, de mil formas y besos alternados. Cortos, largos, pequeños y grandes, lo que la ocasión, el tiempo y el corazón manden.
Y por las noches una sonrisa, el café para descansar mientras me platicas y reímos hasta que duela la barriga, algunas veces un masaje para la espalda, cuidarte y un abrazo que acabe hasta que el sol se apiade.
Te debo tanto, te debo mucho. Una vida entera de te amos en distint…