Ir al contenido principal

Quemarse, arder...


     

...es un arte.


En ocasiones cuando el orgullo te hace pedir a gritos un error para recordarte que eres humano, en los momentos que necesitas caer para levantarte y recuperar el camino que hace tiempo dejaste. Aquellas veces que complaces a todos pero a ti ni un poco... quémate con los demás, en deseos por hacer que valga el sufrimiento de no saber hacia dónde te estás dirigiendo. Quémate en intentos por hacer que los sueños que deseas que sean más que anhelos. Quémate sin preocupación, a lo peor sólo le antecede el temor.

Quémate en ansias por vivir como te gusta, deja de hacerte tonto y disfruta lo que te alumbra. Cada paso que das es sólo carga de tu conciencia y los silencios que guardas una breve parte que mutila tu existencia. Quémate entre tus palabras, di cuanto desees a todas horas. Quema cuando no te sirve, todo lo que infeliz te nubla y enfría las narices. Quema tus talentos, derróchalos y sácales provecho. Quema tu tiempo en lo que te haga sentir pleno. Quema tu vida, que es tuya y de nadie más. Quema los pensamientos que a ningún lado te llevarán.

Quémate con quien valga la pena, arde en pasión con quien te ame de la misma manera. Quémate por dentro cada que le miras, el mayor erotismo usualmente no se toca pero inspira. Quémate en cada caricia, ante el mínimo tacto... todo es increíble y a veces no tiene por qué durarnos. Quémate mientras puedas, después de nada servirá, ama cuanto tengas que mañana seguro no está. 
Quema calorías, cartas que el pasado tengan escritas, quema agonías y seca el llanto con el calor de tu flama encendida. Quema con fulgor, que arda más alla del sudor, quema todo recuerdo e instálate por completo. Crea un fuego eterno, clichés y comunicación en silencio. 

Quema tu pasado, vive el ahora. Las horas pasan y muy pocos lo notan. Quémate y arde, que fluya la sangre. Siente tus instintos y arde, no descanses, quémate y ve cómo todo se expande.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Cerati

Lo confieso... La verdad, me he burlado de quienes dicen que un artista les cambió la vida
He reído de quienes dicen amar a algún cantante sin haberlo visto a menos de 10 metros de distancia y también he ridiculizado el que ir a un concierto pueda tratarse como el mejor día de la vida de alguien, como si fuera algún tipo de pase automático hacia la felicidad.
Entiendo que las frases de las canciones te puedan dar alguna pista o dirección cuando te sientes perdido o para mejorar tu ánimo. El amor dista de ser enamoramiento que siendo a primera vista puede impactar con toda la indumentaria del espectáculo y aunque los conciertos ofrecen experiencias únicas, lo que los hace únicos es la compañía de las personas con quienes podamos asistir o los movimientos que gestionen en nuestras ideas cuando enmedio de todo el acontecimiento por fin podamos entender a ciencia cierta de qué se trata la canción.
Ahora me doy cuenta de que al caer en todas estas críticas me he olvidado de muchos detalle…

Te quiero

Yo quiero escribirte, tú quieres leerme
Hay cosas que aunque se quieran, no cuadran en un momento existente
Pero te quiero y sé que me quieres
Así cualquier universo se crea y es permanente
Porque en alguna dimensión en la que no estamos
Resulta que no estamos alejados
Y quererte es constante, amarte y besarte
Te quiero queriendo quererme y verme.
Es insuperable el hecho de abrazarte, acomodarme para poder acariciarte y tener la certeza de que aunque la vida es incierta, te quiero conmigo conforme el tiempo conceda millones de segundos de sonrisas y tramas pintorescas. "Aguarda al destino" dicen los adivinos
Pero yo sé que yo escribo el mío
Y así, te llevo, te tengo conmigo. Te quiero, es claro y conciso.

Terror al eclipse

Hay quienes creen que por haberte sacado de su vida vagarás sin rumbo alguno o brújula que te guíe, que verás interrumpida tu existencia plena por añorar lo que se ha ido de ti sin previo aviso para no caer de tan alto y que no harás el mínimo intento por forzar los engranes del barco que de no haberse detenido a botarte, seguiría de prisa.
Los agentes grises están seguros de que tu vida es tan gris como la suya y siendo así estarás debastado y sin sueños por cumplir que no conduzcan a la amargura y el desamparo, la venganza y pudredumbre. Así que esperan que permanezcas eternamente inmóvil, oculto entre las sombras porque caíste en su engaño y te has dado por vencido.
Lo que no saben es que después de un mar en calma; o bien, tras la tempestad más aterradora... Siempre hay un nuevo brillo de sol que acompaña al amanecer.
El temor a quedarse ciegos por saberse tan austeros los ha condenado a las cabernas para que cosas elementales no entiendan.
Quiero que su terror al eclipse florezca
Opac…