Ir al contenido principal

Sobre el amor y lo que de él se dice

He de admitir que hace varios años la fecha ahora patética de febrero sí me causaba algo de cosquilleo en la panza, por allá, en mi etapa de secundaria, cuando la ilusión del Valentín da de sí y la esperanza de que quien consideras especial también te vea así a ti. Todo se limitaba a la expectativa, causar sorpresas y compartir el momento con alguien especial.

Con el tiempo, ese sentir ha cambiado. Ahora no me parece más que un motivo de consumismo, pero no dejo de creer que es buen pretexto para hacerle saber sin pena al mundo que hay personas valiosas en nuestra vida y que de una forma u otra, agradecemos estén con nosotros, llámense amigos, novios, esposos, familia... Todos mereciendo ser amados.

Mi película favorita es "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos". Dirigida por Michel Gondry, narra la historia de una pareja que después de pasar por ciertos conflictos, deciden borrarse de la memoria del otro hasta que uno de ellos descubre que no quiere deshacerse de esas memorias, que significan tanto que pese al dolor de ver destruída la relación, quiere conservarlos. En algún momento, vemos a  Joel (interpretado por Jim Carrey) hacer la siguiente afirmación:

"14 de Febrero, Dia de San Valentín. Hoy es un dia inventado por las compañías de tarjetas de regalos para hacer que la gente se sienta miserable."

 
...y aunque en ocasiones le llegué a dar crédito a la frase, hoy en día sé que el amor no conoce de fechas ni horas para florecer, así como tampoco se tienta el corazón para hacerte sufrir o pasar en vela si así lo desea, que así como puede ser una inmensa fuerza creadora, es en contraparte un pozo sin fondo.

        

Hay quienes opinan que se elige a quién amar, otros tantos que están seguros de que el amar a alguien depende exclusivamente del destino, algunos garantizan que necesitas besar muchos sapos hasta encontrar al príncipe azul (cuya existencia descarto por completo) y también se dan casos donde se cree que mientras peor trates a la gente, más se enamoran de ti. Ideas al respecto sobran dependiendo de cómo le ha ido a cada quién, se trata de un cúmulo de referencias cuya veracidad no pretendo juzgar, simplemente exponer... el caso es que el amor como tal comienza por amarse a uno mismo, pues si no sabes cómo divertirte sol@, si desconoces lo que eres capaz de hacer, lo que te hiere y apasiona... llegue quien legue, podría pasar desapercibido o quedarse de más porque no supiste verlo o porque confundiste al amor con el apego.

Mientras que algunos escrcitores califican al amor como un juego para perder, prefiero pensar que se trata de un enriquecimiento indiscutible. Si amas y te corresponen, te llena de una dicha inmensa y de incontables placeres. Si por otra parte no fuiste tan afortunad@, has ganado experiencia y el valor que implica haber hecho todo a tu alcance por dejar atrás el egoísmo y haber intentado hacer feliz a alguien más que a ti.

Pero para esto, hay muchas formas de amor distintas. El amor a la vida es fundamental a cada respiro, totalmente relacionado con la capacidad de sorprendernos y a su vez con la juventud mental que es mucho más valiosa que la física, porque permanece desde nuestra raíz y se exterioriza nutriendo a quienes nos rodean. El amor a nuestros padres y hermanos, irremplazables y tan único para cada uno, lleno de secretos y agradecimiento, de toda una vida de recuerdos. Amar a nuestros hijos es una experiencia que cambia la vida, nunca crees poder amar tanto a alguien hasta que el milagro sucede, llenándote tanto y aterrándote también porque cada decisión afecta para bien o para mal una vida que no es la tuya y que incluso, es valorada mucho más en algunas ocasiones. El amor a nuestros amigos, los que se mantienen pese a la distancia y las pocas o nulas visitas, aquéllos compañeros de aventuras y consejeros en cualquier momento con quienes jamás se acabarían las risas y buenos momentos. El amor a las pareja que va más allá de la confianza plena, de la cercanía y sincronía perfectas, el amor que la gente siente que debe encontrar siempre o que de lo contrario está incompleta (es sólo otra mentira que Hollywood nos inculcó). El amor a la naturaleza, para disfrutar del clima con todo y sus inclemencias. A la comida, a la música, a la danza, los animales, la radio, las fuerzas supremas que nos sostienen... Hay tanto que amo, tanto por agradecer, que cuando intentamos hacer el recuento de nuestras bendiciones terminamos dejando muchas fuera.

Amo estar viva y disfrutar de tu compañía. Si es que lees esto, considérate afortunad@ porque como verás, aunque no hayas recibido ni un chicle en años anteriores, ten por seguro que estoy pensando en ti, esperando tu vida esté plena y llena de amor infinito, puro y revitalizante, mucho mejor que cualquier oso enorme con una cajota de chocolates.
El punto es que no por estar solo vales menos que otros, ni tienes que avergonzarte por salir y ver tanta miel derramada por doquier. Todo llega a su tiempo, no antes ni después. Es necesario mantener los ojos abiertos para saber reconocer y valorar ese amor cuando aparezca, en cualquiera de sus manifestaciones.


Con amor enloquezco, entro en un estado de locura siniestro y aunque todo parezca no tener sentido, nada está más claro que en ese instante en que ante los ojos del mundo estoy de cabeza pero yo me siento más plena y contenta que nunca antes. Sé que contrario a lo que otras personas opinan, el amor no tiene por qué doler porque no es enfermedad, que dista de tratarse de una lucha de poder y que en efecto se trata de dar a manos llenas siempre y cuando no me destruya. Que requiere sus espacios, caídas y secretos a susurros, caricias, besos y construír otro mundo donde más allá de cualquier atributo que se le pueda dar, sabes que finalmente es donde quieres estar porque encuentras en otra persona un hogar. Te abro mi corazón y te comparto lo que soy, de aquí hasta que la dopamina dé de sí y la magia nos dure a ti y a mí.

       



Comentarios

Entradas populares de este blog

Adiós

Quitarte el anillo Es sólo romper una costumbre No la necesitas, sólo te resulta raro ya no encontrarlo; Después de todo, sólo estaba ahí adornando tu mano

Se nota

Entre palabras y comentarios para todo dejar claro, que sepas que me tienes de tu lado y aunque estoy lejos de ti, sigo escribiéndote un rato...
suponía estar dormida pero ahora la cordura no me visita
quiero escuchar cancioncillas, deslizarme entre las cobijas y al cerrar los ojos ver tus pupilas.

El amor, el amor que no entiende que las fechas van más allá de lo que se le impone a la gente
y que por orden social te estremece y aliena para que termines demente
trasroscado diría Bambi a veces
sin que en primavera estemos y se note siempre
ya que el frío, el hielo que me cubre
cala hasta confundirse con lumbre.

Este día celebro que la noche te cubre
en ausencia de mis brazos, proyecto un escape que te cure
que te salve de la soledad, de querer algo más buscar
heme aquí deambulando
llenándote de caricias y cantos
que no sé cuánto tardarás en encontrarlos.

Más allá de lo dicho y lo callado
en el sentir está lo extraño
de igual forma te quiero a mi lado
ser egoísta y devolverte hasta hartarnos
la felicidad …

Sigo aquí

En esta vida que es lo único que tengo, he de decirte que hay mucho que te debo.
Un buenos días cada mañana, el desayuno siempre dulce y listo en la cama, ese beso para despertar y cosquillas para ayudarte a levantar.
Por las tardes el aliento, decirte siempre que en ti creo, que no hay nadie como tú y si lo hubiera no sería igual. Que aunque lo dudes eres mi héroe y no admiro a quien sea que se me ponga enfrente. Un chiste contra el mal humor, con tono oscuro para reír más. Quitarte los zapatos cuando al fin estés en casa y repetirte que te extrañé toda la mañana.
Intermitentes mil abrazos, de mil formas y besos alternados. Cortos, largos, pequeños y grandes, lo que la ocasión, el tiempo y el corazón manden.
Y por las noches una sonrisa, el café para descansar mientras me platicas y reímos hasta que duela la barriga, algunas veces un masaje para la espalda, cuidarte y un abrazo que acabe hasta que el sol se apiade.
Te debo tanto, te debo mucho. Una vida entera de te amos en distint…