Ir al contenido principal

Mi historia con Incubus

Iniciaron en 1995 pero me conquistaron hasta el 99.


El privilegio de dar a los oídos guitarrazos que irradien energía contrastaba con Nowhere fast, donde una aparente calma aparecía para ser completada con la constante de ir en la dirección correcta para encontrarse con la consecuencia de mantener los sentidos en su máximo esplendor para no dejar pasar detalles.

The warmth suena a que está por anunciar alguna amenaza, pero en cuanto la voz de Brandon Boyd entra en acción nos convence de que todo está en orden y nos reanima con la frase "don't let the world bring you down". 

De When it comes, entrado el último cuarto de la canción aparece una variante en el ritmo de la canción que ensambla la voz que a su manera -y a mi parecer- evoca el desorden impuesto por The Beatles en "A day in the life"

Stellar no necesita presentación. Podría ir y volver a dar una vuelta al universo con esa canción de fondo. Es sutil, cohibida en un principio y cuando menos lo esperas la declaración está hecha y no hay marcha atrás. Decir tanto en tan poco y sin decirlo de frente es poco común. El bajeo no podría ir mejor para recalcar el mensaje en idioma musical y el interludio en efecto es estelar, ambientado en el universo.

Make yourself tenía un sutil sabor a Seattle, entre grunge y partes mezcladas por DJ Kilmore cumplía con la propuesta del disco pero Drive era otra de las memorables. Entre su ritmo libre de preocupaciones y su letra acorde, terminó siendo una canción pop con todo y que fue la mejor canción de rock alternativo en el 2011. 

Clean iniciaba con una base de tambores africanos y conforme transcurría nos daba una noción de encontrarnos a la intemperie, rodeados de amenazas y con algunos tintes de lo que por algún tiempo hizo Limp Bizkit, aunque suave. Por otra parte, Battlestar Scralatchtica fue para que DJ Kilmore se luciera, con un fondo de jazz él hacía de las suyas mostrándose cómodo y pro positivo; realmente digno de dejarse sin interrupciones.

El "you have only been gone 10 days but already I'm wasting away" de I miss you pondría en muchos la ilusión de encontrar alguien por quien valiera la pena sentirse así, por quien no hubiera que dudar que estamos en lo correcto al extrañarle. Y de la miel pasamos a ebullición. El rugir de un sentimiento al grado de requerir dar explicaciones a ciertas actitudes, Pardon me era la regresión sobre cómo se cambia con el tiempo y se va perdiendo la habilidad de estar en paz, terminando por encontrar más desencanto en el mundo que bondades.

Y el broche final, out from under llegaba estridente para cerrar con fuerza. 

Después de esto llegó Morning view, donde incluyeron a México en sus paisajes y se posicionaron como una de las bandas más respetadas del momento.

Han pasado cuatro discos más y en Noviembre volverán a nuestro país. Su manager Steve Rennie ya confirmó que los días 27 y 29 de noviembre serán destinados a su visita donde pasarán un día en Monterrey y el otro en la Ciudad de México.

Más notas en: www.armonicostand.com

                          

Comentarios

Entradas populares de este blog

Loco infeliz

Prefiero estar loca
Pero ser muy feliz
Correr cada que quiera en dirección al jardín
Imaginarme en otros mundos que sé muy bien que existen
Y vestirme según la ocasión y las ganas ameriten. Prefiero estar loca
Que ser infeliz
Tratando de encajar y empolvando mi nariz
Con horas marcadas para cada cosa
Sin buscar la lluvia y volver hecha sopa Prefiero estar loca y atrapar moscos
Hacerlos danzar siempre llenos de asombro
Que el calor de tu cuerpo siempre es algo alarmante
Llama la atención de criaturas parlantes Quiero estar loca, nunca infeliz
Una sirena que te hace reír
En los siete mares saltar entre olas
Y asegurarme de jugar con tu sombra
A mí ningún barco me atemora
Y llegar a la orilla es vencer las boyas
Quédate conmigo, así de loco y feliz
Sé loco, no seas infeliz.

No te quedes sin sentir

¿Recuerdas cuando veías el mundo con asombro?
Cuando mirar el techo por unos minutos te daba toda una gama de personajes de otros mundos, de reinos distintos al tuyo y con vestimenta que en ellos podría causar orgullo.
Eran dragones, brujas y magos, eran luchadores, animales y seres más extraños. Todo cuanto existía en tu imaginario reaultaba sencillo explicarlo, sin importar que los demás no entendieran lo que lea ibas contando.
Hubo un momento en que decidiste dejar de observar, simplemente prestaste más atención a lo que te decían que estaba bien. Dejaste de contar los días para que llegara tu cumpleaños y comenzaste a hacer una carrera para ocultar cuántos has disfrutado. Trabajas día y noche para que todos tus gustos se resuman en objetos que ni son del todo necesarios o modernos. Y entre tanta reflexión de madrugada entiendes que no estás feliz con nada de lo que pasa, que esos dolores de panza sólo son la manifestación de cuanto te ahoga y mata.
Si por el contrario, hicieras lo…

Honestamente...

¿Quién te dice cuántos pasos debes dar para encontrar tu mayor verdad? Porque los estandartes cansan y quien los sostiene no siempre cree ciegamente en su causa. Debes procurar que tu andar siga las hazañas que tus pies desean conquistar, procurando que tus piernas tengan la fortaleza de librar cualquier guerra conservando la inocencia; porque lo maligno ata y enajena, te aprisiona y te avienta para recordarte que no existes sin haber logrado cicatrices. Ya sea en ti o en los demás, la misión es pasar dejando un motivo para recordar, cada quién decide si desea que le recuerden o a las acciones que emprende. En cada camino, trazado por un inexistente destino, todos avanzan a su propio ritmo, haciendo y deshaciendo nudos para construirse un infinito; entre esas telarañas te he mantenido por años pero es hora de que vueles a envolverte en otros brazos. Sentirte amado, ser alabado, que la sangre fluya por tus venas haciéndote sonreír sin cansancio, ritmo acelerado, tensión en los brazos, …