Ir al contenido principal

Eterno

 Mucho se ha dicho sobre el tiempo y su atributo de lo eterno.
Poco se habla de que esa característica no aplica con los seres vivos.
Y es esa la razón por la que muchas personas busquen dejar huella, trascender de alguna manera.
Hay quienes lo hacen dejando un escrito o dejándole a este mundo un hijo pero más allá de dejar una huella visible de su existencia, sería más efectivo dejar una huella que cambie el curso de quienes le sigan en el mundo.
La realidad es que en pequeña o gran escala, todos lo hacemos a diario.
Juntos construimos un equilibrio con nuestras acciones.
La ruptura llega cuando confiamos de más en ser eternos, comparándonos con el tiempo y los elementos, porque de pronto con la rapidez de un parpadeo dejamos de existir.

Esa es la cruda verdad.

Nadie nos dice cuánto más podremos compartir con quienes amamos, disfrutar las delicias de la vida y planear a futuro. Hay ocasiones en que nos esmeramos tanto en que las cosas sucedan de alguna forma en específico que en busca de esa perfección las postergamos una y otra vez, llegando a realizarlas nunca.

Diario leemos notas donde alguien ha muerto y alguien ha nacido, es cuestión de enfoques, tal como las fechas del calendario... un día muy feliz para algunos resulta en tragedia para otros cuantos. Pero es algo con lo que tenemos que convivir y que por más que cerremos los ojos seguirá ahí. No se trata de un producto de la imaginación o alguna pesadilla; el despertar es saber que es un futuro inminente para tomar las riendas de lo que haremos al respecto en el tiempo concedido.

No hay que tomarse demasiado en serio, las personas no nos conocen hasta que se los permitimos y nosotros siempre somos el juez más severo que encontraremos en este andar.

La vida no es perfecta y el tiempo en ella es limitado.
Hay que saberlo siempre, no dejar asuntos pendientes para que si un último aliento llegara a tomarnos por sorpresa en verdad hayamos ido más allá que el promedio mortal y nos mantengamos vivos en el recuerdo y cariño de nuestros compañeros de camino.
Hay que abrir los brazos y dejar de temer, que el pensar de más nos priva de gozar; siempre tomando en cuenta las medidas precautorias necesarias. Como la frase que dice: "Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías esperando encontrar la gran felicidad"; también se dice que la búsqueda de la gran felicidad es una escusa para no ser feliz. Lo cierto es que si buscamos algo es porque no lo tenemos, quizá habría que dejar de buscar para darnos cuenta de cuánto poseemos. Hay que atrevernos a afrontar que no duraremos siempre, que sólo es el día de hoy, este instante lo que podemos controlar y lo que nos concierne.

       

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cerati

Lo confieso... La verdad, me he burlado de quienes dicen que un artista les cambió la vida
He reído de quienes dicen amar a algún cantante sin haberlo visto a menos de 10 metros de distancia y también he ridiculizado el que ir a un concierto pueda tratarse como el mejor día de la vida de alguien, como si fuera algún tipo de pase automático hacia la felicidad.
Entiendo que las frases de las canciones te puedan dar alguna pista o dirección cuando te sientes perdido o para mejorar tu ánimo. El amor dista de ser enamoramiento que siendo a primera vista puede impactar con toda la indumentaria del espectáculo y aunque los conciertos ofrecen experiencias únicas, lo que los hace únicos es la compañía de las personas con quienes podamos asistir o los movimientos que gestionen en nuestras ideas cuando enmedio de todo el acontecimiento por fin podamos entender a ciencia cierta de qué se trata la canción.
Ahora me doy cuenta de que al caer en todas estas críticas me he olvidado de muchos detalle…

No te quedes sin sentir

¿Recuerdas cuando veías el mundo con asombro?
Cuando mirar el techo por unos minutos te daba toda una gama de personajes de otros mundos, de reinos distintos al tuyo y con vestimenta que en ellos podría causar orgullo.
Eran dragones, brujas y magos, eran luchadores, animales y seres más extraños. Todo cuanto existía en tu imaginario reaultaba sencillo explicarlo, sin importar que los demás no entendieran lo que lea ibas contando.
Hubo un momento en que decidiste dejar de observar, simplemente prestaste más atención a lo que te decían que estaba bien. Dejaste de contar los días para que llegara tu cumpleaños y comenzaste a hacer una carrera para ocultar cuántos has disfrutado. Trabajas día y noche para que todos tus gustos se resuman en objetos que ni son del todo necesarios o modernos. Y entre tanta reflexión de madrugada entiendes que no estás feliz con nada de lo que pasa, que esos dolores de panza sólo son la manifestación de cuanto te ahoga y mata.
Si por el contrario, hicieras lo…

Loco infeliz

Prefiero estar loca
Pero ser muy feliz
Correr cada que quiera en dirección al jardín
Imaginarme en otros mundos que sé muy bien que existen
Y vestirme según la ocasión y las ganas ameriten. Prefiero estar loca
Que ser infeliz
Tratando de encajar y empolvando mi nariz
Con horas marcadas para cada cosa
Sin buscar la lluvia y volver hecha sopa Prefiero estar loca y atrapar moscos
Hacerlos danzar siempre llenos de asombro
Que el calor de tu cuerpo siempre es algo alarmante
Llama la atención de criaturas parlantes Quiero estar loca, nunca infeliz
Una sirena que te hace reír
En los siete mares saltar entre olas
Y asegurarme de jugar con tu sombra
A mí ningún barco me atemora
Y llegar a la orilla es vencer las boyas
Quédate conmigo, así de loco y feliz
Sé loco, no seas infeliz.