Ir al contenido principal

Por brillar

Este fin de semana lo invertí en algo fuera de lo normal.
Más allá de haber asistido a un taller de locución, se trató asistir a un lugar donde un cúmulo de enseñanzas de vida llegaron a mí.

Más allá de las anotaciones y consejos sobre técnica, lo que me atrapó de este suceso fue la realidad con la que se aplica en cada aspecto cotidiano.
Todo se resume en ser uno mismo
En disfrutar siendo uno mismo

Bajo la premisa de que "para aprender a escuchar a los demás es necesario aprender a escucharse a uno mismo", los participantes logramos entender que al igual que ante un micrófono, la vida requiere matices, distintas entonaciones. Intensidad, así de sencillo. La respuesta a un ¿por qué? podría caer en lo absurdo, puesto que es más que sabido que la monotonía, así como la falta de entusiasmo... matan, nos convierten en muertos deambulantes.

A su vez, se hace necesario llevar todo a un ritmo adecuado, dependiendo de la situación, del momento que sea... es indispensable disfrutarlo. Así como hay ocasiones en las que queremos apresurar las cosas y las circunstancias nos lo permiten, es humano necesitar periodos de calma y tranquilidad, hay que hacer notar lo agradecidos que estamos por ello y nunca, por ninguna razón, perder la actitud; sin ella, toda causa está perdida.

Por si fuera poco, no basta con ir sin rumbo definido. Aquí es donde la cultura, reinventarse día a día y el llenarse de nuevas experiencias se vuelve necesario, para también poder ofrecer algo a los demás.
Sobre todo siendo comunicador se tiene una gran responsabilidad debido al impacto que se genera sobre quien nos honre con su atención. Esa labor involucra un compromiso ético, de  actualización pero sin demeritar la parte humana, el sentir lo que se dice contándolo desde el corazón, como historia digna de ser escuchada.

Y todo esto se consigue no sólo con palabras, requiere gozar de toda la escencia de la persona, desde su interior hasta el ambiente que le rodea, lo define y se le siente. Simplemente, las cosas se hacen porque agradan; más que a los otros, a nosotros mismos. Así es como se empieza a impactar y vamos más allá del mensaje para formar parte de la vida de alguien más. De ahí, la labor tan importante.

Todo esto para disfrutarse, para saber la relevancia del asunto sin tomarse demasiado en serio a sí mismo como para bloquearse al imaginar el impacto de cada palabra y la forma en que se comunica.
Todo se trata de brillar, a cada paso; es proyectarse. Sin preocuparse en si se opaca a los demás, motivándolos a relucir también, alhentándolos a ir por más. Que ante las adversidades sólo hace falta hacer una breve pausa y respirar para entonces saborear las delicias que lleguen a nosotros... ser felices y compartirlo, para así trascender.

Gracias Charo, por brillar.
Tanto y desde siempre.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Cerati

Lo confieso... La verdad, me he burlado de quienes dicen que un artista les cambió la vida
He reído de quienes dicen amar a algún cantante sin haberlo visto a menos de 10 metros de distancia y también he ridiculizado el que ir a un concierto pueda tratarse como el mejor día de la vida de alguien, como si fuera algún tipo de pase automático hacia la felicidad.
Entiendo que las frases de las canciones te puedan dar alguna pista o dirección cuando te sientes perdido o para mejorar tu ánimo. El amor dista de ser enamoramiento que siendo a primera vista puede impactar con toda la indumentaria del espectáculo y aunque los conciertos ofrecen experiencias únicas, lo que los hace únicos es la compañía de las personas con quienes podamos asistir o los movimientos que gestionen en nuestras ideas cuando enmedio de todo el acontecimiento por fin podamos entender a ciencia cierta de qué se trata la canción.
Ahora me doy cuenta de que al caer en todas estas críticas me he olvidado de muchos detalle…

No te quedes sin sentir

¿Recuerdas cuando veías el mundo con asombro?
Cuando mirar el techo por unos minutos te daba toda una gama de personajes de otros mundos, de reinos distintos al tuyo y con vestimenta que en ellos podría causar orgullo.
Eran dragones, brujas y magos, eran luchadores, animales y seres más extraños. Todo cuanto existía en tu imaginario reaultaba sencillo explicarlo, sin importar que los demás no entendieran lo que lea ibas contando.
Hubo un momento en que decidiste dejar de observar, simplemente prestaste más atención a lo que te decían que estaba bien. Dejaste de contar los días para que llegara tu cumpleaños y comenzaste a hacer una carrera para ocultar cuántos has disfrutado. Trabajas día y noche para que todos tus gustos se resuman en objetos que ni son del todo necesarios o modernos. Y entre tanta reflexión de madrugada entiendes que no estás feliz con nada de lo que pasa, que esos dolores de panza sólo son la manifestación de cuanto te ahoga y mata.
Si por el contrario, hicieras lo…

Te quiero

Yo quiero escribirte, tú quieres leerme
Hay cosas que aunque se quieran, no cuadran en un momento existente
Pero te quiero y sé que me quieres
Así cualquier universo se crea y es permanente
Porque en alguna dimensión en la que no estamos
Resulta que no estamos alejados
Y quererte es constante, amarte y besarte
Te quiero queriendo quererme y verme.
Es insuperable el hecho de abrazarte, acomodarme para poder acariciarte y tener la certeza de que aunque la vida es incierta, te quiero conmigo conforme el tiempo conceda millones de segundos de sonrisas y tramas pintorescas. "Aguarda al destino" dicen los adivinos
Pero yo sé que yo escribo el mío
Y así, te llevo, te tengo conmigo. Te quiero, es claro y conciso.