Ir al contenido principal

Para contar cuentos

Los cuentos nos acompañan desde pequeños, justo cuando nuestra imaginación podía dar más de sí misma y sin saber nos amoldan a copiar patrones, a anhelar historias ilusorias, incitando a creer lo imposible. 
Lo último es lo agradable, donde ya no me gusta tanto esto es cuando nos encierran y establecen límites haciéndonos pertenecer a una realidad, a lo que es bien visto, alienándonos a los sueños de todos, otros que no somos nosotros; hombres y mujeres. Queremos ser el héroe o la princesa pero lo deseamos por repetición, sin que sea algo que surja desde el interior. Invitémonos a escribir nuestras propias historias, dejando atrás los clichés, con nuestro toque de romanticismo y cargas balanceadas de surrealismo. 


Para contar cuentos hay que empezar con un trazo, llegar a lo profundo de lo deseado y dejar volar las gaviotas de nuestro sueño lejano, escondido y modificado con los años. Mientras más tardemos en relatarlo mayor deberá ser la aventura que se encuentra, con más impedimentos para alcanzar cuanto queremos pero mostrando incansablemente nuevos bríos y crecimiento.
Tengamos en mente que hay que recopilar cuanto miremos, evocar sensaciones de todos colores, olores y sabores. Hay que contemplar lo que hemos querido y lo que nos ha vencido, aquello que nos ha restringido.
Démosle libertad a nuestros personajes, imprimamos en los protagonistas cuantos dones se nos ocurran y copiémosles. Que las intrigas, las desgracias y lo que nos desagrada de la vida sea lo que se lea en los antagonistas sabiendo que una salida a sus fechorías siempre se encuentra.
Permitámonos navegar en el cielo estrellado; no importa si es entre hielo, sobre fuego, si reímos, lloramos o caemos.
Atrevámonos a escribir sólo cuando inspirados estamos, sin compromisos ni pesares con quienes nos podrían ir contemplando y saltemos barreras, borremos las historias viejas con letras nuevas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Loco infeliz

Prefiero estar loca
Pero ser muy feliz
Correr cada que quiera en dirección al jardín
Imaginarme en otros mundos que sé muy bien que existen
Y vestirme según la ocasión y las ganas ameriten. Prefiero estar loca
Que ser infeliz
Tratando de encajar y empolvando mi nariz
Con horas marcadas para cada cosa
Sin buscar la lluvia y volver hecha sopa Prefiero estar loca y atrapar moscos
Hacerlos danzar siempre llenos de asombro
Que el calor de tu cuerpo siempre es algo alarmante
Llama la atención de criaturas parlantes Quiero estar loca, nunca infeliz
Una sirena que te hace reír
En los siete mares saltar entre olas
Y asegurarme de jugar con tu sombra
A mí ningún barco me atemora
Y llegar a la orilla es vencer las boyas
Quédate conmigo, así de loco y feliz
Sé loco, no seas infeliz.

Cerati

Lo confieso... La verdad, me he burlado de quienes dicen que un artista les cambió la vida
He reído de quienes dicen amar a algún cantante sin haberlo visto a menos de 10 metros de distancia y también he ridiculizado el que ir a un concierto pueda tratarse como el mejor día de la vida de alguien, como si fuera algún tipo de pase automático hacia la felicidad.
Entiendo que las frases de las canciones te puedan dar alguna pista o dirección cuando te sientes perdido o para mejorar tu ánimo. El amor dista de ser enamoramiento que siendo a primera vista puede impactar con toda la indumentaria del espectáculo y aunque los conciertos ofrecen experiencias únicas, lo que los hace únicos es la compañía de las personas con quienes podamos asistir o los movimientos que gestionen en nuestras ideas cuando enmedio de todo el acontecimiento por fin podamos entender a ciencia cierta de qué se trata la canción.
Ahora me doy cuenta de que al caer en todas estas críticas me he olvidado de muchos detalle…

Amanecerenske

Haven't you noticed we're getting older?
our steps are getting slower and our traditions are stronger.

Have you thought of being lonely?
'cause every look I give to you, I don't feel you closer.

Do you realize the time has come?
healing wounds, freezing thoughts.

Breathe out, breathe in...
you know you don't belong to me.
Say a word, please come home
don't leave me waiting for the sun alone.