Ir al contenido principal

Fiesta de cumpleaños


Recuerdo la época cuando en mis cumpleaños aún no se celebraba una edad más allá de un dígito, cuando todas mis preocupaciones se centraban en qué sucedería en el siguiente episodio de mi caricatura favorita y lo que siempre deseaba era “ser grande”. Mis padres siempre respondían que disfrutara de mi edad, que cuando fuera grande ya no me gustaría tanto. De hecho; ahora, a mis 21 años no quisiera volver a ser pequeña, sino que he aprendido a que cada momento, cada edad tiene algo que ofrecernos que en otro espacio de tiempo no se hubiera gestado.
Esas celebraciones estuvieron llenas de color, con globos y confeti por doquier donde se degustaba de un pastel delicioso cuyo merengue dejaba a la vista de todos la imagen de nuestro personaje favorito del momento; ahora las cosas han cambiado, ya ni siquiera nos dan regalos un poquito parecidos a los de ese entonces, aunque supongo que en ese entonces habría sido más fácil decidir qué regalar puesto que la caricatura o el juguetito de moda era una guía infalible para lograr dar un obsequio exitoso. Eran edades en las que lo que menos deseábamos era que nos dieran ropa, queríamos todos los dulces y juguetes del mundo pero la ropa no siempre era lo más atinado aunque no se menospreciaba tampoco.
Tuve la fortuna de que muchos años mis padres me hayan preguntado qué deseaba de cumpleaños para precisamente darme un regalo más cercano a lo que quería y/o poder anunciar lo que deseaba, no recuerdo haber solicitado cosas “extravagantes” como un poni o cosas por el estilo, que recuerde eran cosas concretas: un estuche de pinturas de agua, alguna Barbie bailarina, un pianito, cosas así…
Ahora las celebraciones han cambiado por completo, aquel ambiente colorido y rebosante de canciones se ha tornado algo más silencioso, desde la nula planeación de alguna fiesta hasta que lo único que suena son las mañanitas y las felicitaciones telefónicas de quienes se acuerdan de la fecha. ¿Será acaso que al crecer perdemos gracia? ¿Nos dará flojera celebrar nuestra edad pasada cierta cantidad? ¿Tendría algo de malo conservar siempre el mismo entusiasmo, colorido y ruido feliz cada 12 meses para nuestro onomástico?
Yo no tendría PERO alguno si se pudiera volver a armar una fiesta como la de esos ayeres, omitiría a favor de los invitados la llevadera de obsequios, pero hasta las invitaciones de Mickey Mouse les mandaría para que gustaran de acompañarme. No veo nada de malo en conservar a nuestro “niño interior” y al contrario, no aplaudo el hecho de ir quitándonos años y experiencias, ni mucho menos el dejar de sentirse importante como para alguna vez dejar de festejarse.
Se trata de hoy, somos nosotros, hay que celebrar que estamos vivos, que estamos con bien y con quienes amamos. Mejor hoy que se puede que mañana cuando ya no se está presente.
Para ustedes ¿cómo sería la fiesta de cumpleaños ideal?
Yo pensaré en la mía y la haré en grande, cual pachanga de niña.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Loco infeliz

Prefiero estar loca
Pero ser muy feliz
Correr cada que quiera en dirección al jardín
Imaginarme en otros mundos que sé muy bien que existen
Y vestirme según la ocasión y las ganas ameriten. Prefiero estar loca
Que ser infeliz
Tratando de encajar y empolvando mi nariz
Con horas marcadas para cada cosa
Sin buscar la lluvia y volver hecha sopa Prefiero estar loca y atrapar moscos
Hacerlos danzar siempre llenos de asombro
Que el calor de tu cuerpo siempre es algo alarmante
Llama la atención de criaturas parlantes Quiero estar loca, nunca infeliz
Una sirena que te hace reír
En los siete mares saltar entre olas
Y asegurarme de jugar con tu sombra
A mí ningún barco me atemora
Y llegar a la orilla es vencer las boyas
Quédate conmigo, así de loco y feliz
Sé loco, no seas infeliz.

No te quedes sin sentir

¿Recuerdas cuando veías el mundo con asombro?
Cuando mirar el techo por unos minutos te daba toda una gama de personajes de otros mundos, de reinos distintos al tuyo y con vestimenta que en ellos podría causar orgullo.
Eran dragones, brujas y magos, eran luchadores, animales y seres más extraños. Todo cuanto existía en tu imaginario reaultaba sencillo explicarlo, sin importar que los demás no entendieran lo que lea ibas contando.
Hubo un momento en que decidiste dejar de observar, simplemente prestaste más atención a lo que te decían que estaba bien. Dejaste de contar los días para que llegara tu cumpleaños y comenzaste a hacer una carrera para ocultar cuántos has disfrutado. Trabajas día y noche para que todos tus gustos se resuman en objetos que ni son del todo necesarios o modernos. Y entre tanta reflexión de madrugada entiendes que no estás feliz con nada de lo que pasa, que esos dolores de panza sólo son la manifestación de cuanto te ahoga y mata.
Si por el contrario, hicieras lo…

Honestamente...

¿Quién te dice cuántos pasos debes dar para encontrar tu mayor verdad? Porque los estandartes cansan y quien los sostiene no siempre cree ciegamente en su causa. Debes procurar que tu andar siga las hazañas que tus pies desean conquistar, procurando que tus piernas tengan la fortaleza de librar cualquier guerra conservando la inocencia; porque lo maligno ata y enajena, te aprisiona y te avienta para recordarte que no existes sin haber logrado cicatrices. Ya sea en ti o en los demás, la misión es pasar dejando un motivo para recordar, cada quién decide si desea que le recuerden o a las acciones que emprende. En cada camino, trazado por un inexistente destino, todos avanzan a su propio ritmo, haciendo y deshaciendo nudos para construirse un infinito; entre esas telarañas te he mantenido por años pero es hora de que vueles a envolverte en otros brazos. Sentirte amado, ser alabado, que la sangre fluya por tus venas haciéndote sonreír sin cansancio, ritmo acelerado, tensión en los brazos, …