Ir al contenido principal

De días largos con lluvia

  http://www.stereomood.com/mood/untroubled

Se dice que HOY es el día más largo de este año.
Llovió desde anche pero por raro que parezca, aunque no sea muy aficionada a los días nublados y con clima frío que hacen parecer que las horas no pasan y que la luz no atraviesa cierto nivel del cielo... este día me gusta.

Comienza con la visita de una personita: pequeña y grande, siempre favorita, comiendo uno de mis preferidos y escuchando música que acompaña este día que luce lindo.

Decidí dejar de ver debates, de leer noticias tecnológicas y de chismes en los portales de los buscadores. Cerré todas las ventanas y escuché con atención los primeros dos minutos de Every teardrop is a waterfall; acto seguido comencé a escribir.

Una vez llegado a este punto, me gusta abrir mi página predilecta en cuanto a música se refiere: Stereo Mood, entre las categorías que tiene elijo UNTROUBLED, aunque pensé en seleccionar writing o relax. Siempre me gusta lo que encuentro ahí, es como si fuera mi ipod y acorde a cómo me siento puedo quedarme horas escuchando canciones nuevas y viejas, casi todas para mí son nuevas porque aunque viejas, no las había escuchado anteriormente en esta vida en la tierra.

Hoy es un día largo, como menciono arriba, las horas parecen no haber avanzado, nada se ha inmutado a excepción del plato que ahora luce vacío y sin nada que pretenda digerir en un rato.

En días pasados, estuve leyendo "Si me dices ven, lo dejo todo... pero dime ven" de Albert Espinosa, lo que resumo es lo siguiente:

  1. Cuando llevas años aceptando que tu vida es lo que te pasa y no lo que originas... lamentablemente te acabas acostumbrando. El hecho de decir BASTA, de ser honestos con nosotros mismos y abrirnos a la aventura de lo que vendrá rompe con esquemas. Desde que decidimos no seguir con algo y dar pie a algo más, abrimos toda una gama de posibilidades, de victorias y fracasos que están esperándonos pero que finalmente NOSOTROS ELEGIMOS, que nosotros forjamos, sin culpar a nadie más, solamente a causa nuestra.
  2. Las parejas tienen ritos y códigos. El saber decir hola y adiós de manera única con alguien especial... los procesos de perderse y poderse encontrar en la mirada de alguien más, cursilerías finalmente, pero de la propiedad de dos personas, que son señales e indican cómo están las cosas, comunicación por sí mismo. El detectar cualquier signo de felicidad, enojo o tristeza, conocerse y dejar que nos conozcan.
  3. Hay veces que una pareja arrastra tanto que ni el amor es suficiente. No es necesario acumular cosas hasta explotar. Es mejor aclarar todo en el momento, que no crezca y cause un boom espontáneo justo cuando ya caducó y no tiene caso sacar el tema a colación, cuando lo recordamos más grande de lo que en verdad fue o menor de lo que dañó. Para que el amor crezca necesita cultivarse, mantenerse lo más limpio y creciente posible, sin rencores que lo hundan poco a poco hasta llegar a donde nada lo puede salvar.
  4. El paso del tiempo acostumbra a dar un toque cómico a lo que tan sólo fue dramático. Cuando miras hacia atrás y ves lo que hiciste, aquello que te resultaba doloroso, con pena, lleno de ira... puede tornarse en algo gracioso, porque finalmente aprendiste, porque sabes que te ayudó a crecer y que es algo en lo que no volverás a caer, es mil veces mejor burlarse de lo que ya pasó que sufrirle o replantearlo; total... ya no está y nosotros sí seguimos.
  5. Demostrar emociones que no sientes es algo muy rentable en este mundo. Aunque a veces, no se le dé un valor a ocultar lo que se siente. Se dice que desde pequeños nos enseñan a ocultar lo que sentimos: "No llores", "No grites", "No, no no no"... nos reprimen... crecemos con la idea de que está bien guardar para nosotros lo que sentimos y pensamos, creemos que el exteriorizarlo es muestra de debilidad, que nos hace vulnerables ante los demás y nos convertirá en foco de críticas o dará pie a que pasen por encima de nosotros. A veces el ser hermético o frío es considerado una virtud, contrario a ello considero que es más valioso saber identificar con quién vale la pena abrir la coraza y compartir quienes somos en realidad, sin miedos ni pesares.
  6. Olvidarse de reír, un olvido imperdonable a cualquier edad. Un pecado mortal en la infancia. Se dice que los estados de ánimo son contagiosos, cada quien emite energía en cierta frecuencia que irradia a su alrededor y les hace recibir energía en el mismo ámbito, lo importante no es compartir nuestra tristeza con el afán de que siguiendo el punto anterior sino saber compartir nuestra alegría, saber distinguir entre qué es mejor ofrecer a los demás y pensar en cómo queremos plantearnos. Trascender.
  7. Estar vivo es dar vida. Dar vida a los que te rodean. Cualquier cosa que dé vida está viva. Trascender... dar vida, enseñar algo, dejar algo de nosotros mismos en los demás, que cuando nos vayamos, que cuando no estemos se nos evoque con un recuerdo útil y grato... mucho mejor que de la manera contraria.
  8. La felicidad no existe, sólo existe ser feliz cada día. Siempre he creído que si fuéramos felices todos los días del año, no sabríamos distinguir que lo somos en verdad porque todo pasaría a ser parte de algo cotidiano, es condición humana. Creo, más bien en el hecho de ver las cosas como si no existiera un ayer ni un mañana, donde no es necesario quedarse con amarguras sino saber que lo único que tenemos seguro es este momento, el instante. Cada día debe ser evaluado por separado, atesorando los momentos bellos que tengamos, guardándolos como un mismo recuerdo que el tiempo va enriqueciendo pero que sabemos que no es eterno y por eso, nos enfocamos en mantenerlo, en tener presente que el reclamar, maltratar o dar por sentado que tenemos algo... sólo lo aleja, prefiero consentirlo, hacerle saber lo valioso que lo veo, lo siento y mantengo vivo.
  9. En plena madrugada fíjate en los edificios altos y verás que hay pocas luces encendidas, muy pocas. Casi todo el mundo duerme, tan sólo hay algunos que están despiertos... y ésos son los que buscan y los que encuentran. Hace tiempo, leía "Puente hacia el infinito" de Richard Bach, sin saber guardé un párrafo en mi mente, sin estar consciente del poder que el mantener ese pensamiento en mi interior implicaba... era el poder de invocar que llegara algo, de pedir que se acercara alguien. Fue de noche, cuando los sueños son más fuertes que de día por las considerablemente menos interrupciones que se tienen, sin tanto ajetreo ni ruido ajeno. Te busqué y te encontré... me encontraste más bien. Todo comenzó una noche sin planear ni esperar nada, sólo con pantalón verde y tenerte en mi mente.
  10. Querer es siempre más valioso que te quieran. Querer mueve y detiene mundos. Que te quieran si tú no quieres, te acaba aletargando. Mover el mundo se refiere a hacer un cambio, el poder del querer, de tener un motivo, alguna inspiración y confiar en ella para seguirla hasta el final... No rendirse hasta el fin, sin haber agotado todas las instancias. Querer quedarse, querer irse o feamente largarse. Querer a alguien llega a hacerlo épico y legendario. Convierte a las personas en lo que nosotros les atribuimos según lo que queramos.
Puede ser el día más largo,
pero aunque no te vea
te llevo conmigo
y lo vivo contigo.


       

Comentarios

Entradas populares de este blog

Loco infeliz

Prefiero estar loca
Pero ser muy feliz
Correr cada que quiera en dirección al jardín
Imaginarme en otros mundos que sé muy bien que existen
Y vestirme según la ocasión y las ganas ameriten. Prefiero estar loca
Que ser infeliz
Tratando de encajar y empolvando mi nariz
Con horas marcadas para cada cosa
Sin buscar la lluvia y volver hecha sopa Prefiero estar loca y atrapar moscos
Hacerlos danzar siempre llenos de asombro
Que el calor de tu cuerpo siempre es algo alarmante
Llama la atención de criaturas parlantes Quiero estar loca, nunca infeliz
Una sirena que te hace reír
En los siete mares saltar entre olas
Y asegurarme de jugar con tu sombra
A mí ningún barco me atemora
Y llegar a la orilla es vencer las boyas
Quédate conmigo, así de loco y feliz
Sé loco, no seas infeliz.

No te quedes sin sentir

¿Recuerdas cuando veías el mundo con asombro?
Cuando mirar el techo por unos minutos te daba toda una gama de personajes de otros mundos, de reinos distintos al tuyo y con vestimenta que en ellos podría causar orgullo.
Eran dragones, brujas y magos, eran luchadores, animales y seres más extraños. Todo cuanto existía en tu imaginario reaultaba sencillo explicarlo, sin importar que los demás no entendieran lo que lea ibas contando.
Hubo un momento en que decidiste dejar de observar, simplemente prestaste más atención a lo que te decían que estaba bien. Dejaste de contar los días para que llegara tu cumpleaños y comenzaste a hacer una carrera para ocultar cuántos has disfrutado. Trabajas día y noche para que todos tus gustos se resuman en objetos que ni son del todo necesarios o modernos. Y entre tanta reflexión de madrugada entiendes que no estás feliz con nada de lo que pasa, que esos dolores de panza sólo son la manifestación de cuanto te ahoga y mata.
Si por el contrario, hicieras lo…

Te quiero

Yo quiero escribirte, tú quieres leerme
Hay cosas que aunque se quieran, no cuadran en un momento existente
Pero te quiero y sé que me quieres
Así cualquier universo se crea y es permanente
Porque en alguna dimensión en la que no estamos
Resulta que no estamos alejados
Y quererte es constante, amarte y besarte
Te quiero queriendo quererme y verme.
Es insuperable el hecho de abrazarte, acomodarme para poder acariciarte y tener la certeza de que aunque la vida es incierta, te quiero conmigo conforme el tiempo conceda millones de segundos de sonrisas y tramas pintorescas. "Aguarda al destino" dicen los adivinos
Pero yo sé que yo escribo el mío
Y así, te llevo, te tengo conmigo. Te quiero, es claro y conciso.