Ir al contenido principal

Año

Pantalones verdes,
para acercarme,

más verte,
sin dejar de sorprenderte.

Vegetales japoneses
que no hablan
pero mucho sienten
jamás son inertes
que mucho piensan y pueden moverse.

Cómicos irresponsables
cuyas caras son inmutables

Películas atroces
aunque a mí me gusten
y lágrimas provoquen
pero tú por tus tendencias
te aburras y las aborrezcas.

Torteros certeros
adivinan antojos y capacidad de estar gordos
entre que responden encuestas sobre lo que somos
y en qué cantidad gana uno sobre el otro.

Conciertos gorroneados
de calles, morado, luces, orquestas
proyectos, animales, nombres de niña y fiestas.

Salidas que de colores se pintan
planearlas con emoción divina
olvidar y perder cosas
y encontrarlos de salida.

Cepillos pseudointrusos
cremas que se tapan entre apuros
desayunos a motones
luz que se filtra causando que asombre.

Lechones enojones
cargamentos y a montones
que más feliz te hacen
y te cantan cual Disney si lo pides amable.

Blogs reveladores
contándote mis pasiones,
el tiempo y mis peticiones
sin conocerte pero pidiendo tu llegada al cielo de colores,
a cualquier fuerza que nos arrope,
gracias por estos días de evaluaciones.

Casualidades no casuales
la maravilla de encontrarte,
de mirarte y reflejarme
mientras una sonrisa
aparece en tu semblante.


…eso y más,
un año por planear.


 
La esperanza en unos Dockers,
mil risas y emociones
peticiones, negociaciones
conocernos, marcas dejar en la vida que tenemos.

Comentarios

  1. ¿Que no este es un blog de cálculos y evaluaciones?

    Me gustaba el 10, ame el 11 y temía ver el 9; al final se trataba del mismo número:
    Sumado con “S” da un número multiplicable por cada uno de los factores de “S” pero indivisible.

    No resta más que decir que de aquí al 13, obteniendo un no calculado 14 e increíble para el 7.

    Urge tinta para anotar el resultado y no olvidarlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cerati

Lo confieso... La verdad, me he burlado de quienes dicen que un artista les cambió la vida
He reído de quienes dicen amar a algún cantante sin haberlo visto a menos de 10 metros de distancia y también he ridiculizado el que ir a un concierto pueda tratarse como el mejor día de la vida de alguien, como si fuera algún tipo de pase automático hacia la felicidad.
Entiendo que las frases de las canciones te puedan dar alguna pista o dirección cuando te sientes perdido o para mejorar tu ánimo. El amor dista de ser enamoramiento que siendo a primera vista puede impactar con toda la indumentaria del espectáculo y aunque los conciertos ofrecen experiencias únicas, lo que los hace únicos es la compañía de las personas con quienes podamos asistir o los movimientos que gestionen en nuestras ideas cuando enmedio de todo el acontecimiento por fin podamos entender a ciencia cierta de qué se trata la canción.
Ahora me doy cuenta de que al caer en todas estas críticas me he olvidado de muchos detalle…

Terror al eclipse

Hay quienes creen que por haberte sacado de su vida vagarás sin rumbo alguno o brújula que te guíe, que verás interrumpida tu existencia plena por añorar lo que se ha ido de ti sin previo aviso para no caer de tan alto y que no harás el mínimo intento por forzar los engranes del barco que de no haberse detenido a botarte, seguiría de prisa.
Los agentes grises están seguros de que tu vida es tan gris como la suya y siendo así estarás debastado y sin sueños por cumplir que no conduzcan a la amargura y el desamparo, la venganza y pudredumbre. Así que esperan que permanezcas eternamente inmóvil, oculto entre las sombras porque caíste en su engaño y te has dado por vencido.
Lo que no saben es que después de un mar en calma; o bien, tras la tempestad más aterradora... Siempre hay un nuevo brillo de sol que acompaña al amanecer.
El temor a quedarse ciegos por saberse tan austeros los ha condenado a las cabernas para que cosas elementales no entiendan.
Quiero que su terror al eclipse florezca
Opac…

Adiós

Quitarte el anillo Es sólo romper una costumbre No la necesitas, sólo te resulta raro ya no encontrarlo; Después de todo, sólo estaba ahí adornando tu mano