Ir al contenido principal

Con cariño, para ti

A esta hora debería estar durmiendo
pero tengo algo dentro que me ha hecho notar que nunca se está despierto lo suficiente, porque en el momento que se descansa, que en verdad así sucede... es para no volver.

Hace una semana una noticia llegó de la nada, un amigo, compañero y colega había fallecido. En verdad, sinceramente y con muchísimo gusto me encantaría poder decir que el tiempo compartido fue más basto, detallado y de intercambio. Para mi desgracia no fue así; pero sobre esto nunca me quedó la más mínima duda de la gran persona de la que se trataba, siempre he estado segura de la valía inmensa y del halo tan agradable de energía que desprendía siempre... así fueran conocidos o no tanto quienes se acercaban a él, siempre tan objetivo, con algo en mente y amistoso.
A veces podía parecer que estaba en desacuerdo en algo, pero siempre supo escuchar. Escuchaba tanto y tan bien que conocía mucho mejor a algunos que se creen conocer, que se escuchaba tanto que hacía lo que deseaba y vivía en realidad... estuvo siempre tan presente que en los momentos que se le llegó a necesitar ahí estuvo sin chistar y tendió de la mano a quien se lo llegó a solicitar, así fuera para algo grabar, un consejo dar, compartir y disfrutar.

En lo personal no sabía, hoy cumpliría años. La tecnología que siempre avisa regó dicha noticia y juro que si estuviera, felicitarlo sería una dicha inmensa, algo para celebrar y por lo cual agradecer a quien nos observa.

No pude decirle adiós, esas cosas pasan tan de repente.
Pero sé que su paso entre nosotros, quienes lo conocimos y tratamos imposiblemente fue en vano, siempre dejó algo de sí. Invariablemente lo mantendremos aquí.

Si bien, hoy debería ser causa de festejo, yo festejo por haberlo conocido y tener el privilegio de compartir aunque haya sido un poquito de su existencia. Misma de la que me honra hacerlos partícipes.

Porque nadie pasa a otra vida, hasta que se le olvida


y tú, Melvin, irás con nosotros hasta el final de nuestros días.
Gracias por todo: regaños, consejos, risas y demás cosas vividas.

Gracias
1.1.
Puede parecer trillado, pero nadie tiene el mañana garantizado
dile hoy a quien aprecias, cuánto te ha importado
puede que mañana no estés para contárselo
o esa persona no esté para escucharlo.


1.1. Flor "Symbelmynë">> No me olvides

Comentarios

Entradas populares de este blog

Revontulet finés

Revontulet finés[1]
11,12 y 14 Mayo 09.
Aquí abajo en la tierra donde los seres mágicos reinan
aún así entre lo podrido hay mil buenos hechizos
he querido centellear, el cielo entero iluminar
del sol el viento solar que de nubes ha de emanar.Vayamos a fantasear, mirar un efecto austral una vez más
cuando el plasma perpetúe el espacio en donde estés
con iones fieles que encienden tu piel
me iré corriendo detrás de ti… aurora boreal y yo estrella al fin
rojo, verde, azul y violeta… interferencias de satélite llegan
y no hay mejor espectáculo que el que dejas a tu paso.Sol padre interfiere, curiosea el tiempo espacial que tienes
causa silencios, has la tele un desierto, que lo eléctrico desaparezca un momento
entre suspiros tuyos me voy perdiendo el frío cala menos el cuerpo
aurora… Diciembre… eres lo mejor que se tiene
el cielo… mi cielo… donde admirarte de vez en cuando se puede
no hay atardecer ni amanecer mejor que el que aquí se ve.Aurora, aurora… boreal o austral
por ti todo daría e …

Adiós

Quitarte el anillo Es sólo romper una costumbre No la necesitas, sólo te resulta raro ya no encontrarlo; Después de todo, sólo estaba ahí adornando tu mano

Esto es lo que pasa

Hay momentos en los que resulta más sencillo sonreír En los que tus pies son más livianos para correr y privarte de sentir, Sin que te den tregua a que puedas experimentar sensaciones desagradables Y te resguardes en pensamientos sobre inmortalidad y cosas que podrían ser improbables. Es que cuando sientes, todo se hace incierto Es como entregar el poder de destruirte o rehacerte de nuevo Si te siento es porque formas parte de mí Si no lo hago es porque en algún punto me perdí. Y quisiera perderme contigo, Encontrar un punto en el limbo Donde nada nos rasguñe Donde la luz no deje ver las cicatrices de otras pesadumbres. Se sienten el cansancio, la pesadez y el desánimo Opuestos a todo lo que nos pasó cuando iniciamos. Entramos a un túnel sin salida