Ir al contenido principal

El don de hablar

Muchas veces nos sucede que no aprovechamos o más bien no valoramos nuestras opciones, que dejamos pasar mil cosas de largo y seguimos sin detenernos a pensarlo, en esta ocasión hablaré, o más bien escribiré sobre algo que para muchos pasa sin pena ni gloria pero que en realidad es toda una ventaja, un don a sobremanera... nuestra habilidad de hablar.

Camino a casa una persona en el autobús no contaba con esta capacidad, tenía que darse a entender con señas empleando sus manos y sonidos que no lograban formular palabras.

Este suceso me hizo pensar en ejemplos vagos donde al enojarnos con alguien le negamos el habla bajo el término de aplicar La Ley del hielo. Con el paso de los días, cuando se desvanece nuestra molestia podemos llegar a reentablar alguna conversación, intentar reanudar una amistad o en casos extremos, darle rienda suelta al amor; sin embargo, cuando estas opciones se quedan en la nada y se pierde cualquier contacto y el silencio se hace eterno, me pregunto...
¿Qué pasa con todo eso que ya no pronunciamos?
Esque el hecho de dejar de hablarle a alguien no significa que con ello dejemos de tener por siembre pensamientos en torno a la persona o a la situación que nos tiene donde estamos.

A mi parecer, el "escape" que ofrece la ley del hielo, resulta después de un tiempo más prisión que en un principio ya que por decisión propia, además de por orgullo y estupidez al dialogar, nos autosometimos este estado donde de ahora en adelante, hasta que optemos por lo contario y nos lo permita la contraparte, podremos comentar, compartir, gritar o sugerir cualquier cosa a la otra persona.
En la triste situación de que ya no haya vuelta por cualquier razón, todo lo que no dijimos siempre nos termina doliendo. Ya sea porque como dicen: nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde y nos damos cuenta de que no era para tanto, que quisiéramos retomar el diálogo con alguien que ha sido y es importante para nosotros. Nos carcome la culpa y nos embarga la desesperación porque tal como es posible revivirlo, mata el hecho cuando la otra persona ya no está.

El tiempo que vivimos, el que nos es concedido... nunca está garantizado. Nunca está de más decir perdón, lo siento, te amo, quiero intentarlo o tienes razón... soy egoísta (por mencionar ejemplos). Quizá después de mencionar estas breves pero sinceras palabras tengamos la oportunidad de hacer que ese tiempo que tenemos valga la pena precisamente porque es compartido y así jamás será equívoco, pues será testigo de nuestra existencia al tener trascendencia en alguien más.

Así que cuando quieras... debes hablar, hacer uso de tu capacidad; siempre y cuando no sea para dañar, en ese caso definitivamente... callar.

PELIGRO: Antes de dejar a tu lengua actuar, asegúrate de que tu cerebro conectado está.



Y para muestra, un botón... YO-TAMBIÉN-LE-HICE-LA-LEY-DEL-HIELO-A-ALGUIEN

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cerati

Lo confieso... La verdad, me he burlado de quienes dicen que un artista les cambió la vida
He reído de quienes dicen amar a algún cantante sin haberlo visto a menos de 10 metros de distancia y también he ridiculizado el que ir a un concierto pueda tratarse como el mejor día de la vida de alguien, como si fuera algún tipo de pase automático hacia la felicidad.
Entiendo que las frases de las canciones te puedan dar alguna pista o dirección cuando te sientes perdido o para mejorar tu ánimo. El amor dista de ser enamoramiento que siendo a primera vista puede impactar con toda la indumentaria del espectáculo y aunque los conciertos ofrecen experiencias únicas, lo que los hace únicos es la compañía de las personas con quienes podamos asistir o los movimientos que gestionen en nuestras ideas cuando enmedio de todo el acontecimiento por fin podamos entender a ciencia cierta de qué se trata la canción.
Ahora me doy cuenta de que al caer en todas estas críticas me he olvidado de muchos detalle…

No te quedes sin sentir

¿Recuerdas cuando veías el mundo con asombro?
Cuando mirar el techo por unos minutos te daba toda una gama de personajes de otros mundos, de reinos distintos al tuyo y con vestimenta que en ellos podría causar orgullo.
Eran dragones, brujas y magos, eran luchadores, animales y seres más extraños. Todo cuanto existía en tu imaginario reaultaba sencillo explicarlo, sin importar que los demás no entendieran lo que lea ibas contando.
Hubo un momento en que decidiste dejar de observar, simplemente prestaste más atención a lo que te decían que estaba bien. Dejaste de contar los días para que llegara tu cumpleaños y comenzaste a hacer una carrera para ocultar cuántos has disfrutado. Trabajas día y noche para que todos tus gustos se resuman en objetos que ni son del todo necesarios o modernos. Y entre tanta reflexión de madrugada entiendes que no estás feliz con nada de lo que pasa, que esos dolores de panza sólo son la manifestación de cuanto te ahoga y mata.
Si por el contrario, hicieras lo…

Te quiero

Yo quiero escribirte, tú quieres leerme
Hay cosas que aunque se quieran, no cuadran en un momento existente
Pero te quiero y sé que me quieres
Así cualquier universo se crea y es permanente
Porque en alguna dimensión en la que no estamos
Resulta que no estamos alejados
Y quererte es constante, amarte y besarte
Te quiero queriendo quererme y verme.
Es insuperable el hecho de abrazarte, acomodarme para poder acariciarte y tener la certeza de que aunque la vida es incierta, te quiero conmigo conforme el tiempo conceda millones de segundos de sonrisas y tramas pintorescas. "Aguarda al destino" dicen los adivinos
Pero yo sé que yo escribo el mío
Y así, te llevo, te tengo conmigo. Te quiero, es claro y conciso.